La policía actuó para garantizar la seguridad

Desalojan y cierran una discoteca de Benicàssim en Nochevieja por doblar su aforo

Cientos de jóvenes se quedaron sin entrar en la fiesta, a pesar de que pagaron. La capacidad era de 300 personas, pero se vendieron cerca de 800 entradas

La discoteca, ubicada en la avenida Gimeno Tomás, ofrecía entradas a 16 euros con copa, así como un pase ‘VIP’ por 25 €.
BELLIDO

EVA BELLIDO

La Policía Local desalojó y cerró una discoteca de Benicàssim durante la fiesta de Nochevieja, la madrugada del domingo al lunes, por doblar su aforo oficial. El cuerpo policial ha presentado un acta boletín de denuncia dirigida a la Generalitat contra el establecimiento por «superar la capacidad máxima, permitir el acceso de menores e informar y publicitar algo que induce al engaño o la confusión», según informó ayer la alcaldesa, Susana Marqués.

Fue en el local Quattro 40, en la avenida Gimeno Tomás, según se especifica en los tíquets y el cartel del evento, aunque en su interior y en su perímetro exterior figura el nombre de Tabú Benicàssim Fresh Air Club. «El volumen máximo estaba fijado en 300 personas y se vendieron anticipadamente casi 800 entradas, más del doble», indicó la primera edila.

Sobre las 3.00 horas hubo un aviso al 112 que advirtió de la situación y requirió la presencia de los agentes. «En la puerta había unas 300 personas esperando e intentando acceder por dos zonas, reclamando que habían pagado una entrada y que tenían ese derecho», señaló Marqués.

La Policía Local se personó hasta el lugar y fueron comunicando a los que aguardaban en la cola que se fueran porque no iban a poder entrar para garantizar la seguridad. Cerca de las 6.00 horas procedieron al desalojo de los asistentes del interior, evacuando el local una hora antes de lo previsto, pues el cierre oficial de las discotecas para esa noche estaba fijado a las 7.00 horas.

AUTOBUSES // Para la fiesta se fletaron autobuses desde municipios como Vila-real, Burriana o Castellón. Pero muchos de los jóvenes tuvieron que ser recogidos por sus padres antes de lo previsto.

Las entradas vendidas eran de dos tipos: una de 16 euros, con una copa; y otra VIP a 25 euros con cuatro consumiciones. Son muchos los padres que piden ahora el retorno del dinero.

«No vamos a consentir prácticas de este tipo que pueden poner en peligro la vida de nuestros jóvenes, la policía actuó para garantizar la seguridad», manifestó la munícipe. Y recordó el acto que organizó esa noche gratis el Ayuntamiento para todas las edades, en la que se controló el aforo. Contabilizaron 1.500 personas de las 1.534 permitidas.

Outbrain