familiares de la mujer reconocen que “tenían problemas”, pero niegan denuncias previas

La autopsia revela que Eva Bou fue apuñalada en su vivienda de Borriol

La Guardia Civil busca al exlegionario José Luis Gallego, que está huido tras el crimen de su novia. La mujer, de 35 años, fue atacada con un arma blanca y llevaba muerta 5 días cuando fue hallada

NÚRIA B. BIGNÉ

El cuerpo sin vida de Eva Bou, la vecina de Borriol que apareció muerta en su casa el pasado viernes, fue examinado ayer por la mañana en una exhaustiva autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Castellón. Un examen post mortem que reveló que la víctima, de 35 años, fue atacada con algún tipo de arma blanca, según ha podido saber este diario. La confirmación de una muerte violenta no sorprendió a la Guardia Civil, que busca sin descanso a la pareja sentimental de la fallecida, José Luis Gallego Sánchez --un exlegionario conocido como Pitillo--, quien permanece huido.

El análisis del cadáver de la mujer, que se encontraba en avanzado estado de descomposición, evidenció que Eva Bou fue asesinada entre el dos y el tres de septiembre. Esto es, unos cinco días antes de que su cuerpo fuera hallado en el domicilio que la pareja compartía en la calle San Bartolomé, después de que la familia de ella se extrañara por no tener noticias de la fallecida. El tiempo transcurrido desde el óbito y las altas temperaturas contribuyeron al mal estado del cadáver.

Los familiares de Eva Bou están destrozados tras su muerte. La mujer deja un hijo de 15 años --huérfano ya de padre--. Además, hace tan solo un año y medio fallecía también un hermano de la ahora asesinada. «En la pareja había problemas, él no era bueno con ella, pero nunca te imaginas algo así», apunta Vicente Bou, hermano de la víctima, quien asegura que la fallecida no llegó a denunciar nunca a su novio.

PASADO DELINCUENCIAL

Vecinos cercanos consultados por este periódico también coinciden en que, aunque él tenía un pasado delincuencial, «nadie esperaba que fuera capaz de algo así», dando por supuesto que se trata de un crimen de género. «Él se descarrió y ha estado detenido por entrar a robar en casas y desvalijarlas. También pinchaba las ruedas de vehículos y tuvo una relación muy tormentosa con su exmujer», dicen de él quienes lo conocen desde que era niño.

Gallego se alistó voluntario en la Legión a los 18 años, tras una adolescencia rebelde y estuvo unos meses destinado en la Brigada Rey Alfonso XIII, como él mismo cuenta en el libro que editó en 2017. Un ejemplar titulado El infierno legionario. Vivencias reales del autor 20 años después que escribió en colaboración con su víctima y que juntos promocionaron con eventos por toda España.

REPUDIADO POR LA LEGIÓN

Tras su presunta vinculación con el asesinato de Eva Bou, legionarios de todo el país han mostrado su repulsa hacia él en las redes, incidiendo en que Gallego «mancha y deshonra el nombre de la Legión», calificándolo de «cobarde» y «asesino» y haciendo hincapié en que sus deplorables actos «no tienen nada que ver con la institución a la que un día representó».

Por su parte, el presidente de la Diputación, Javier Moliner, fue el primero ayer en calificar la muerte de Eva Bou como «un asesinato por violencia de género». En nombre de toda la corporación, condenó firmemente el crimen y trasladó su «más sincera muestra de solidaridad» y «afecto» a los familiares y amigos de la víctima, así como al pueblo de Borriol, «en estos momentos tan dolorosos». «Queremos mostrar la más absoluta condena ante los continuos episodios de terrorismo doméstico y pedimos unión y compromiso de denuncia por parte de todas las administraciones», afirmó.

Outbrain