el suceso ocurrió en una zona situada a 20 kilómetros del casco urbano

Un policía de Castellón, principal sospechoso del incendio de Culla

El fuego aún no se da por extinguido, mientras que el bombero herido evoluciona favorablemente. Es un inspector que tiene una finca en la zona y habría perdido el control de una quema agrícola

Las llamas calcinaron el viernes 450 hectáreas de superficie forestal en la zona de la Esparraguera de Culla.
MEDITERRÁNEO

X. PRERA

El principal sospechoso de haber iniciado, de forma involuntaria, el incendio que arrasó 450 hectáreas y varias masías en el término municipal de Culla, es un inspector de la Policía Local de Castellón. Así lo aseguraron distintas fuentes a Mediterráneo, aunque la Guardia Civil, que confirmó de que investigan a una persona como sospechosa por estos hechos, no informó sobre su identidad.

El agente que, el pasado viernes habría originado el fuego de forma involuntaria al perder el control de una quema agrícola tiene una finca y una masía en la zona de la Esparraguera, situada a unos 20 kilómetros del término de Culla. Asimismo, por su pasado familiar vinculado a la localidad es conocido por muchos de los vecinos, que afirman que, pese a trabajar como policía en la capital de la Plana, no es extraño verle en el municipio.

La investigación sobre las causas del incendio sigue abierta, por lo que todavía no ha llegado a los juzgados. No obstante, el alcalde de Culla, Víctor Fabregat, aseguró que todos los indicios apuntan a que se debió a un «descuido» y que «en ningún caso fue intencionado». El primer edil indicó además que el inspector policial no es el único propietario con fincas en la zona, con lo que se mostró cauto a la hora de dar nombres de sospechosos. «Cuesta creer que haya sido él por el tipo de trabajo que desempeña», reflexionó Fabregat. Por su parte, fuentes de la Policía Local indicaron que, si se confirma que el agente es el responsable de la quema agrícola, lo habría hecho «en su vida particular». Por ello, descartaron abrir una investigación a nivel interno. Eso sí, de esta actuación se podrían derivar consecuencias penales si la justicia considerara que, de la misma, se puede derivar algún delito contra el medio ambiente.

AÚN NO ESTÁ EXTINGUIDO // Varias brigadas de bomberos continúan trabajando en la zona calcinada, que se extiende a lo largo de 450 hectáreas de monte, con el objetivo de que las llamas no se reaviven y el incendio se pueda dar por extinguido en los próximos días.

Por su parte, el bombero herido durante el suceso evoluciona favorablemente de sus quemaduras, que ocupan un 20% de su cuerpo. Así lo aseguró ayer el president, Ximo Puig, tras visitar el hospital La Fe de València, donde sigue ingresado el efectivo.

Outbrain