+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

Claves para el maratón

 

MARÍA Valls
07/02/2018

En pocos días se dará el pistoletazo de salida al Maratón BP Castellón 2018. Serán mucho los corredores que de nuevo inundarán la ciudad y nos harán disfrutar de un domingo inolvidable, por lo que vamos a dar algunas claves psicológicas para disputar el maratón.

La competición comienza la noche anterior, es decir, unas horas antes ya debemos estar centrados en la prueba dada su dureza y concentrados y preparados para poder disputar los 42k con garantías. Está bien, por ejemplo, hacer un ejercicio de visualización. Consiste en tumbarse tranquilamente y de forma relajada generar un estado de confianza absoluta en nuestra capacidad para realizar la prueba. ¿Cómo? Repasando el camino recorrido, es decir, todos los entrenamientos y pruebas previas que hemos realizado, repasando mentalmente los ritmos de paso, recordándose lo importante que es no variar nada el día de la prueba y actuar según lo planificado y trabajar el autocontrol tanto de ritmos como de emociones y pensamientos.

Ajuste emocional

El maratón es una de las pruebas físicas que más emociones diversas provoca. Antes de la prueba surge la ansiedad y el nerviosismo dada la incertidumbre; al comenzar la prueba, la euforia por los aplausos y ánimos de la gente; durante los kilómetros cercanos al medio maratón, emociones neutras, simplemente se corre; y a partir del kilómetro 30 emoción más negativas dado el cansancio físico, hasta el kilómetro 40 que surgen emociones de superación y orgullo que suelen provocar llanto. Es importante en este torbellino emocional que la prueba implica, intentar controlar las emociones al máximo posible.

Cambiar el foco de atención

Es muy importante saber redirigir nuestra atención, especialmente a partir de la segunda parte de la prueba donde el cansancio físico empieza a imperar. Es decir, consiste en no fijar la atención en las sensaciones corporales desagradables, y fijarla en otros estímulos, como el público, contar zancadas, fijarse en aspectos del paisaje...

Aunque sean estímulos simples, se trata de desviar la atención, ya que esta se relaciona con el pensamiento y con los mensajes que nos damos.

Mensajes positivos

Darse mensajes y ordenes positivos, ya que de nuevo el pensamiento va ligado a la emoción y está a la acción.

Por último, me gustaría dedicarle este artículo al runner Juventino Pérez, que mientras se preparaba para el maratón fue atacado gravemente por unos perros, y desearle una pronta recuperación.

*Psicóloga Deportiva

twitter: @mvallsbarbera