+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MALESTAR ENTRE AFECTADOS DE SANT JOAN DE VORA RIU

Compromís tiende la mano a Crèmor en sus reivindicaciones por el PGOU

Garcia ve positivas algunas propuestas y traslada su buena predisposición. Los vecinos piden bajar la eficabilidad y ampliar a sus masets la zona urbana

 

El plan general estructural ha salido a exposición pública estos días. - MANOLO NEBOT

MARI CARMEN TOMÁS
18/01/2018

Compromís tiende la mano a los vecinos de Sant Joan de Vora Riu, en el barrio de Crèmor. Representantes de este colectivo se reunieron ayer con este grupo municipal para trasladar sus discrepancias con el nuevo Plan General Estructural, en exposición pública. Los vecinos ven elevado el coeficiente de edificabilidad propuesto (es del 0,77) y piden rebajarlo. Además, critican que el 20-30% de los masets de esta asociación se queda fuera de la zona considerada urbana.

Al respecto, Ignasi Garcia, concejal de Compromís, señaló que «hay determinadas propuestas que ellos plantean y que son positivas y desde Compromís las vemos con buenos ojos. A lo mejor en esa zona habría que plantear una edificabilidad un poco más baja de la que hemos fijado en un primer momento y a lo mejor habría que ampliar la zona consolidada y escuchar sus propuestas». «No sabemos si podremos llegar al máximo de sus demandas, pero hay algunas de sus iniciativas que son positivas y estamos convencidos de que no solo nosotros, sino también en el gobierno, cuando las escuchemos y leamos, también habrá buena disposición», señaló Garcia. La concejalía de Urbanismo está en manos de sus socios del PSPV.

MASETS // El portavoz vecinal, José Roger, explicó que «lo que se había dicho que era baja densidad aparece como edificabilidad máxima, 0,77, que son 1.091 viviendas, para intentar hacerlo atractivo a los constructores». También reivindicó declarar como zona urbana todos los masets --50 parcelas de entre 1 y 3 hanegadas-- construidos ente 1890 y los años 50. Ahora entre el 20 y 30% queda fuera. «Reclamamos que todo tenga consideración urbano y luego se desarrolle ya con contribución especial o como fuera», indicó. «El plan estructural se ha hecho con mucha premura; hay muchas fichas del anterior; no se ha estudiado con detalle. No nos parece un buen plan», señaló Roger, que indicó que ya hicieron llegar su propuesta en febrero de 2017 a Urbanismo.

«Nuestra intención no es tumbar el plan, pero que se desarrolle bien. Dejar de lado las políticas de especulación y mirar por el beneficio de los vecinos», dijo.

Señaló que presentarán alegaciones, aunque, para intentar acercar posturas, se están reuniendo con los grupos.

Al respecto, Garcia señaló «seguramente bajar la densidad de viviendas no es mala idea y lo vemos con buenos ojos». «Hay masets que nosotros dejamos en zona urbana como consolidados y otros no. Sí que es verdad que ellos discrepan ahí; nosotros haremos la propuesta de lo que consideran que debe ser zona urbana y veremos hasta qué punto podemos llegar o no», aclaró.

Respecto a la densidad de la edificabilidad, avanzó que «miraremos la propuesta de reducción que proponen y a lo mejor sí que tiene sentido bajarla un poco». Señaló que «la idea es hacer una ciudad más amable, más verde y hay ejemplos de zonas con viviendas altas y al lado casas bajitas y avenidas anchas pero muy verdes, como es la zona de Censal, y que son muy humanas».