+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la inspección de servicios sanitarios da la voz de alarma

El Provincial investiga a un jefe de servicio por posible fraude

Detectan facturas irregulares y supuesto trato de favor con una empresa de ortopedia

 

NÚRIA B. BIGNÉ nbalaguer@epmediterraneo.com CASTELLÓN
17/06/2017

El Hospital Provincial investiga a un jefe de servicio del centro hospitalario castellonense por posible fraude al detectar facturas irregulares y advertir un presunto trato de favor con una empresa de ortopedia, a la que, supuestamente, siempre se le realizaban los pedidos de material.

Una práctica con la que, presuntamente, podría haberse lucrado el facultativo que se encuentra ahora bajo sospecha, según ha podido saber este periódico de fuentes del caso.

El centro hospitalario ha abierto un expediente al sanitario, que ya ha declarado en el marco de un proceso interno en el que se ha incoado un expediente informativo para aclarar lo ocurrido.

Fue la Inspección de Servicios Sanitarios de la Generalitat Valenciana quien detectó las supuestas irregularidades y pidió al centro que iniciara los trámites para indagar al respecto, tal y como han confirmado fuentes de la investigación interna.

BENEFICIO ILÍCITO / Al parecer, el trabajador podría haber obtenido un beneficio patrimonial ilícito, un extremo que sospecha la Conselleria de Sanidad al detectar facturas que podrían haber sido manipuladas para que el sanitario se llevara, según los primeros indicios, un porcentaje de la operación con la citada empresa.

Las averiguaciones se centran ahora en determinar si otros miembros del personal del centro podrían estar también involucrados en el presunto fraude o, al menos, ser conocedores de lo que estaba ocurriendo. Así, aunque por el momento el único investigado es el jefe de servicio, el centro no descarta que otros empleados pudieran estar también vinculados con la presunta estafa detectada y estrecha el cerco entorno al médico investigado.

Según ha podido saber este periódico, las indagaciones internas son complejas y podrían prolongarse todavía durante aproximadamente un mes, hasta que el centro llegue a una conclusión y decida qué pasos da.