Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

FUENTES DE AYÓDAR UN ENCUENTRO INTERNACIONAL EN LA LOCALIDAD ENSEÑA MÉTODOS PARA SUPERAR MOMENTOS DE CRISIS.

Un tratamiento antiestrés ´hipnotiza´ a estudiantes de psicología y empresarios

El prestigioso doctor inglés Peter Hawkins demuestra una terapia práctica.El psicoanalista explica cómo evitar perder el control de cual

R. M. HERNÁNDEZR. M. HERNÁNDEZ
15/11/2009

 

Estudiantes de psicología y empresarios se dieron cita ayer en un taller de técnicas de tratamiento del estrés profesional en situaciones de crisis. Un seminario internacional financiado por la Diputación Provincial y conducido por Juan Rodríguez, responsable del centro de rehabilitación El Cau, de Castellón, y que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Fuentes de Ayódar.

Así, el prestigioso doctor inglés Peter Hawkins ofreció ante el centenar de asistentes una terapia de hipnosis como ejemplo práctico de la efectividad de las técnicas y eligió a una persona afectada por la adicción alcohólica. El método del psicoanalista, de 70 años, comenzó con una entrevista donde la paciente expuso su dependencia del alcohol especialmente cuando se ve sometida a situaciones de estrés en la vida cotidiana. La paciente explicó su conflicto interno donde una parte de ella luchaba contra la adicción y una segunda se dejaba vencer con la consiguiente pérdida de la autoestima.

Hawkins practicó sobre la mujer una regresión en el tiempo hasta la infancia y la adolescencia donde ella comenzó a sentir la necesidad de beber. La protagonista entró en trance mientras el terapeuta la abrazaba y la inducía a respirar profundamente para liberar su tensión interior.

Después puso en marcha un segundo paso enfocado a reforzar la parte más fuerte de su paciente. La conclusión del profesor no fue hacerle repudiar el alcohol de una forma drástica, sino disfrutar del mismo aunque hacerlo sin perder el control.

Última hora