+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CD CASTELLÓN

Escabechina en la plantilla del ascenso del Castellón

Marenyà, Zagalá y Javi Serra, entre las ilustres ‘víctimas’ del nuevo director deportivo

 

Vicente Montesinos y Jordi Marenyà, el lunes, en la Lledonera. - MANOLO NEBOT

Juanfran de la Ossa / Castellón
30/06/2018

a implacable ley del fútbol se ceba con la inmensa mayoría de la plantilla del Castellón, ese grupo de 21 jugadores que ha puesto fin a siete años en Tercera. Juan Guerrero, que el jueves al mediodía era presentado como nuevo director deportivo, por la noche, vía telefónica, empezaba con la escabechina. Según ha podido conocer Mediterráneo, solo tres futbolistas saben que van a seguir (Marc Castells, Juanjo Gracia y David Cubillas), con otros cinco a expensas de hablar con Guerrero: Arturo Navarro, Enrique José Sampedro, Àngel Dealbert, Cristian Herrera y Ximo Forner. El resto, si no lo sabe ya, conocerá en las próximas horas que ya no vestirán de albinegro.

Por el proyecto que el nuevo grupo liderado por José Miguel Garrido viene pregonando, el de luchar por subir a Segunda A, ya se intuía un buen número de medidas impopulares. Sin embargo, la no continuidad del capitán Jordi Marenyà, Alejandro Zagalá o Javi Serra ha caído como un jarro de agua fría en la afición.

Guerrero no ha tenido en cuenta a gente con contrato en vigor, como Luismi Ruiz o William Domingues, renovados en su día cuando cayeron lesionados de gravedad. Ni siquiera ha tenido miramientos con Serra, que incluso se hizo la foto con Vicente Montesinos. Habrá que ver qué sucede con Cristian (en enero, cuando llegó, firmó hasta el 2019), Forner o Enrique (ambos seguían automáticamente, en caso de ascenso), cláusula que también tienen más jugadores (como Marenyà). El almenarense aguarda noticias desde su retiro vacacional y el valenciano, inmerso en los preparativos de su boda.

UN CASO ESPECIAL

Caso aparte es el de Dealbert, que el lunes, incluso, se reunió personalmente con Garrido para tratar su futuro. El benlloquí, por todo lo que significa para este proyecto, desde el punto de vista futbolístico y de implicación, quiere sopesar los pros y los contras de continuar. No resultaría descabellado pensar en que pueda colgar las botas para incorporarse al organigrama deportivo del club. En todo caso, habrá que ver qué planes tiene para con él la nueva secretaría técnica del Castellón.

Guerrero ha ofrecido seguir a Albert Pedra pero con ficha y destino del filial. Sin embargo, el vinarocense probará fortuna en el fútbol norteamericano, pudiendo recalar bien en EEUU, bien en Canadá. El club podría reservar un rol similar a David Colomer, autor del gol del ascenso, aunque habrá que ver si el almazorense está dispuesto a aceptarlo.

Los Abraham Peleteiro, Javi Rubio, Iván Sales, Álvaro Unanua, Nuha Marong o Kike Ferreres, si no saben ya por boca (o mensaje) de Guerrero que no entran en los planes, lo sabrán en las próximas horas. El lunes, a más tardar.

La escabechina ha sido más profunda de lo que se esperaba. Sergi Escobar se verá privado de la mayoría de futbolistas con los que ha subido, en la mejor de las evidencias de que tras el ascenso, Garrido, cuya aportación ha salvado al club económicamente, asume las decisiones más importantes en el Castellón.

   
1 Comentario
01

Por Interlaken 9:02 - 30.06.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Habría que ver el histórico de Guerrero. Clubes como el Extremadura y el San Fernando de Cádiz, entre otros, no guardan muy buen recuerdo de su gestión deportiva. Es evidente que un equipo solo con jugadores de tercera división no representa una garantía para el buen hacer en segunda B, pero si no se rectifica el látigo de de la desbandada nos vamos a quedar con una base muy poco solida y con el peligro de que los 12.000 abonados se conviertan en poco más de 5.000 como mucho. Vamos a ver si el andaluz controla sus instintos deportivos y entra en razón.