+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RECTA FINAL DE LOS FESTEJOS PATRONALES

‘Arrojado’ y ‘Bullita’ despiden con intensidad la semana taurina de las fiestas de Almassora

El ‘bou del poble’ de Las Monjas y el de Torrestrella de El Trasto cierran el cartel. La tarde culmina con el encierro infantil con la asistencia de centenares de niños

 

Las peñas demostraron su ganas de fiesta en el pasacalle, en un recinto taurino a rebosar. - GARCÍA / SAFONT / GIMENO / MEDITERRÁNEO

Los niños no ‘temieron’ al toro de cartón piedra. - GARCÍA / SAFONT / GIMENO / MEDITERRÁNEO

P. R. comarcas@epmediterraneo.com ALMASSORA
27/05/2018

Tenía nombre de triunfador. ¡Quién no recuerda aquel toro que indultó Manzanares en la Maestranza! La vida puso otro Arrojado en otra plaza de primera. En la que ni hay albero ni los toreros van con capa porque tampoco les hace falta para serlo. La de Almassora en la última tarde taurina de las fiestas de Santa Quitèria.

La Comissió del Bou de la Junta Local de Fiestas se había enamorado del ejemplar de Las Monjas y meses después de aquel flechazo el ejemplar salió de los corrales de la plaza Mayor como Bou del Poble. No le quiso dar faena a César Palacios, encargado de recibirlo, pero sí a Adrián Andreu al que se le arrancó de largo al quiebro, como a la chaqueta de Patricio. Tuvo movilidad.

La reina, María Portalés, acompañada por sus damas Carmen Claverías, Arantxa Escuder, Carla Fuster, Sandra García, María Gómez y María Moya, recorrieron por última vez el trayecto hasta la Vila en un carro de caballos. Todas ellas presidieron la salida vespertina, la del Torrestrella financiado por la peña El Trasto para su día grande. El astado corrió por las calles en la primera parte de su exhibición, respondiendo a los cites en la parte trasera de Ca la Vila al final, momento en el que Borja Gimeno se desquitó con varias rodadas en la plaza. La última jornada taurina de las fiestas comenzó con la entrada de vacas y prueba por la Vila, la cual estuvo a cargo del ganado de Alberto Garrido, del municipio de Torre d’en Domènec.

LOS NIÑOS, PROTAGONISTAS // Asimismo, la tarde se completó con el encierro infantil de carretones patrocinado por la JLF, que volvió a reunir a centenares de pequeños aficionados en la calle Mayor, al término de las exhibiciones vespertinas. De hecho, los más pequeños de la casa demostraron sus dotes ante las ejemplares de cartón piedra en una cita que ya se ha consolidado en la programación de las celebraciones de Almassora y a la que asisten, incluso, familias enteras.