+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VINARÒS nueva declaración en el caso castor

Escal UGS carga en contra de los técnicos del Gobierno

Un consejero de la firma niega relación entre los sismos y la inyección de gas

 

Martínez Dalmau (i), a la entrada de los juzgados de Vinaròs. - JAVIER FLORES

MERCHE MARTINAVARRO
25/11/2015

Al igual que el presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, el consejero delegado de la empresa José Luis Martínez Dalmau, negó ayer ante el juez cualquier vinculación entre los seísmos registrados frente a la costa de Vinaròs y la actividad de inyección de gas del almacén subterráneo Castor. Martínez Dalmau declaró como imputado en el Juzgado de Instrucción número 4 de Vinaròs, que investiga presuntas irregularidades en la concesión de la explotación de la planta.

El procesado cargó contra los técnicos del Instituto Geológico Minero de España (IGME), ente dependiente del Gobierno central. Según fuentes de la Asociación Nacional Arca Ibérica, que actúa como acusación popular en la causa, Martínez Dalmau criticó el informe del IGME sobre la serie sísmica registrada en el entorno del Castor y su relación directa con la inyección de gas y afirmó que “está plagado de errores e inexactitudes”, que la metodología empleada por los técnicos “carece de toda base científica y que sus conclusiones son erróneas”.

Asimismo, relató que Escal encargó a organismos internacionales, como el Centro de Investigaciones Geológicas de Postdam, la realización de estudios consistentes en el análisis de los datos del IGME, que “evidencian el error de cálculo en que incurre ese instituto”. Y añadió que en septiembre de 2013, la compañía redujo el caudal de inyección de gas porque estaba programado y no por los sismos ni por las indicaciones del Observatorio del Ebro. H