+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JUICIO RÁPIDO por resistencia a la autoridad

Multa de 600 € para el joven que corrió desnudo el encierro en la Vall

El vecino ha sido juzgado porque huyó de la policía y no por ir sin nada de ropa. Vicente asegura que huyó en primera instancia porque «no entendía qué pasaba»

 

Multa de 600 € para el joven que corrió desnudo el encierro en la Vall -

MÒNICA MIRA comarcas@epmediterraneo.com LA VALL DUIXÓ
11/08/2017

Correr desnudo un encierro no es delito. De hecho, el joven de la Vall d’Uixó que fue detenido la semana pasada tras completar en cueros uno de los encierros de Les Penyes en Festes, fue juzgado ayer por resistencia a la autoridad y no por la decisión de quitarse toda la ropa para participar en un acto taurino.

Vicente B. N. acudió a los juzgados de Nules tranquilo, convencido, como ya dijo en su momento en declaraciones exclusivas a Mediterráneo, de que no había hecho «nada malo», a pesar de que un juez ha determinado que sí que hubo delito en su negativa a identificarse ante los agentes de la Policía Local y así lo ha plasmado en el fallo de su sentencia, que le condena a 6 meses de multa a razón de 5 euros diarios, lo que supone una sanción total de 600 euros. Los pagará, para «asumir las consecuencias» de lo que hizo, aunque como ya explicó un día después de su detención, su intención no era la de resistirse. «Fue una reacción instintiva, porque no entendía por qué tenían que detenerme», aseguró.

Los cinco agentes que acudieron ayer a declarar al juzgado de Nules relataron lo sucedido y afirmaron que cuando se acercaron a él «para identificarle» salió huyendo y cuando le detuvieron «se negó reiteradamente a identificarse», como se recoge en la sentencia judicial. Aunque el afectado asegura que los policías «han reconocido» que en el retén tuvo «buen comportamiento».

De este modo, si cuando Vicente llegó desnudo a la plaza de Les Penyes se hubiera identificado ante los agentes, todo habría quedado en una anécdota, por lo que reconoce que equivocó su reacción, aunque justificada, desde su punto de vista, por lo «inesperado» de la intervención policial.

En un principio, como confirmaron fuentes municipales, las diligencias policiales incluían un presunto delito de exhibición delante de menores, que según se desprende de la sentencia, en ningún momento existió.