+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Fiestas de Santa Quitèria

La resistencia de los dos toros prolonga la tarde taurina de Almassora y deja un herido

'Integrista' protagonizó la única cogida registrada hasta la fecha en las celebraciones

 

Los 'rodaros' se lucieron frente a los astados. - Gabriel Utiel

P. R.
24/05/2018

Nadie dijo que fuera fácil. La cuarta jornada de bous al carrer de las fiestas de Santa Quitèria de Almassora fue más complicada de lo que se esperaba. Y es que los dos toros exhibidos se resistieron a ser encerrados prolongando la tarde más de una hora de lo previsto.

Se puso Julián Marín, miembro de la Jerga, en puerta para recibir al Jandilla anunciado en cartel. Lo lució a la rodada con la faja roja para después irse a las calles. El astado de las peñas El Polp, El Bocao, Gamusinos, Pirula, La Jerga, El Deklive, La Kliba y La Tolka basó parte de su actuación en La Picaora, resultando noble a los cites.

Integrista protagonizó la única cogida de las fiestas en la zona del Raval cuando intentaban devolverlo a corrales. La cantidad de gente causó que varias personas quedaran fuera de los barrotes y que una de ellas, M.V.B., vecino del Grao de Castellón, fuera corneado. El aficionado fue atendido de dos puntazos en el gemelo en la enfermería junto a otro contusionado y fue trasladado al Hospital General de Castellón. 

Una hora y más de 20 minutos después salió a la plaza Mayor el Jacinto Ortega, que sustituía al Robert Margé. Gastador, número 29 financiado por El Barrilet, Els Penjats, El Racó -que cumplía 25 años-, y Els que faltàvem 1979, pasó como una bala rozando los cadafals y dejó sin salida a Richard. La primera embestida de la llevó "El Bicho" en La Picaora, emplazamiento del que también fue difícil sacarlo.

Minuto de silencio 

Almassora guardó un respetuoso minuto de silencio antes de la suelta del primer toro de la tarde por el fallecimiento de Carmen Mañanós, abuela de la reina de las fiestas, María Portalés. La joven no pudo estar presente en los actos de la jornada y su corte de honor lució un lazo negro en el traje de campera.

Tras el minuto de silencio la corte de honor lanzó globos blancos al cielo como recuerdo y respeto y dejaron el espacio de María en el balcón de Ca la Vila como muestra de cariño. El Ayuntamiento guardará otro minuto de silencio el sábado antes de la salida del Bou del Poble.