+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

una crisis que AFECTA A CASI 500 EMPLEOS DIRECTOS

Tres cooperativas de la Plana Baixa, al borde del cierre esta campaña

Narvill trata en estos momentos de encontrar la liquidez que le permita pagar a sus trabajadores. La Sonex 1 de Nules estudia todas las vías para salvarse y Sonex 5 ya dejó de operar hace meses

 

Los problemas en pequeñas cooperativas de la Plana Baixa han afectado a un buen número de ciudadanos, cuyo futuro depende de estos empleos. - MEDITERRÁNEO

MÒNICA MIRA
13/09/2017

Los problemas de gestión y las deudas han lastrado el funcionamiento de dos cooperativas históricas de Nules, hasta el punto de que una de ellas, la Sonex 5, en concurso de acreedores, ya no tuvo actividad la pasada temporada ni se espera que vuelva a tenerla este año. En el caso de la Sonex 1, la más antigua del municipio, esta misma semana se han reunido con sus trabajadores para informarles sobre su delicada tesitura, aunque de forma inminente nadie se plantea el cierre, según ha podido saber Mediterráneo.

Si en Sonex 5 el origen de sus problemas estuvo en una supuesta estafa que denunció la última junta directiva y que dejó una deuda considerable a los socios, en Sonex 1 todo apunta a que también se habrían producido problemas de gestión. En cualquier caso, las fuentes consultadas por este rotativo confirmaron ayer que no se da la situación por perdida, recordando que otras cooperativas más importantes de la provincia habrían pasado por un concurso de acreedores tras el que superaron sus dificultades. La junta actual está trabajando en esta línea.

CIERRE DE NARVILL

Un problema muy similar es el que ha afectado a Narvill, la cooperativa de la Vilavella que tras entrar en proceso concursal ya ha notificado a sus empleados el cese de la actividad. Casi 300 personas se han visto afectadas por esta decisión, que se debe, según un miembro de la junta consultado, a las fusiones que se han producido desde que se inició la actividad, la más relevante con Uxorange, mercantil de la Vall d’Uixó.

La misma fuente afirmó que la mala gestión «es un problema endémico de este tipo de entidades, en las que los socios olvidan que se trata de un comercio que debe buscar la rentabilidad». A lo que se suman, en su caso, problemas legales, como la demanda interpuesta por una plataforma de exsocios que reclaman 500.000 euros por sus aportaciones al capital social. Para hacer frente a esta y otras deudas, como las que mantienen con plantilla y bancos, se buscaría comprador para la nave y la maquinaria «que están libres de cargas», aseguró.

Temas relacionados