+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

previsión que manejan los responsables del paraje

La Vall adecenta a contrarreloj las grutas para reabrirlas el 2 de enero

Los operarios trabajan para limpiar las cuevas tras la crecida del río debido a las fuertes lluvias. El objetivo es que todo esté listo para la llegada de los Reyes Magos, que surcan estas aguas

 

ENMA SANZ
28/12/2016

El río subterráneo navegable más largo de Europa continúa cerrado al público tras las últimas lluvias y la consecuente subida de nivel del agua, que inundó el interior de las grutas. La previsión es que reabra sus puertas el próximo lunes, 2 de enero. En estos momentos, el personal de las cuevas de Sant Josep, tanto operarios de mantenimiento como barqueros, está realizando los trabajos necesarios para que este enclave pueda ser visitable.

Las navidades son buenas fechas para acudir a este lugar, dadas las vacaciones de los escolares y estudiantes y también la de muchos adultos. Además, los Reyes Magos de Oriente también llegan a la Vall d’Uixó en barca, surcando estas aguas. Y las fechas de su desembarco se acercan.

Desde la dirección del paraje anuncian que si no hay ningún contratiempo y todo se mantiene como hasta ahora, la previsión es abrir el 2 de enero, con una promoción especial. Hasta el momento los operarios han podido entrar hasta la galería seca, están valorando los daños ocasionados y han iniciado la limpieza.

prevención // Asimismo, especialistas en la materia avanzan que es posible prevenir los efectos de la lluvia en algunos puntos. «Básicamente, con la ubicación, el espesor, superficie y granuloclasificación del sedimento detritico depositado se puede medir la energía de las crecidas o avenidas del río subterráneo», señaló Pedro A. Robledo, del Instituto Geológico y Minero de España, que visitó la ciudad para impartir una jornada de formación geológica de las cuevas al personal del paraje. Por ejemplo, «conociendo el volumen de precipitaciones de estos días, el horario --diario y semanal-- y viendo esos sedimentos», establecen ya «un umbral», destacó el experto.