+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SENTENCIA DE LO CONTENCIOSO

La justicia obliga a publicar número de registro de vivienda en alquiler en internet

La Agència Valenciana de Turisme celebra la decisión

 

Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo -

EFE 21/12/2017

El Juzgado de lo Contencioso número 2 de València ha desestimado el recurso de Homeaway SL que pedía la nulidad de la sanción de la Agència Valenciana del Turisme por su negativa a solicitar a sus usuarios el número de registro de las viviendas que publicitan a través de esta plataforma de alquiler.

Según un comunicado de la Agència Valenciana del Turisme, esta ha abierto 16 expedientes sancionadores a este tipo de plataformas que comercializan, a través de Internet, apartamentos turísticos sin solicitar a sus propietarios el número de registro que garantiza que operan con todas las garantías legales.

Algunos expedientes no han prosperado porque la empresa en cuestión ha subsanado las deficiencias detectadas, otras firmas han abonado la sanción, y algunos, como Homeaway, han continuado con el proceso judicial al presentar un recurso contencioso administrativo para solicitar la nulidad de dicho expediente sancionador.

Este caso, el primero que se resuelve en el juzgado, ha quedado desestimado después de que el tribunal reconozca que el recurso no puede prosperar dado que "la resolución impugnada se dicta en un procedimiento sancionador sobre alojamientos turísticos, materia para la cual la administración autonómica ostenta las competencias".

Según Turisme, el juez ha determinado que la ley "deja claro que el número de inscripción en el registro de Empresas, Establecimientos y Profesiones turísticas asignado a cada vivienda turística debería constar en toda publicidad que los anuncie".

La actividad de la empresa recurrente "consiste en la puesta a disposición de un portal web de búsqueda de alojamientos turísticos mediante la publicidad de los mismos que permite poner en contacto a usuarios interesados en ofrecer y demandar viviendas para uso turístico, realizando las reservas de alojamiento a través de su plataforma".

Esto supone, tal como ha destacado el juez, según Turisme, que la plataforma "actúa, por tanto, como intermediario, y no como un mero canal de información sin responsabilidad sobre los contenidos que publican los usuarios", tal como alegaba Homeaway.

Según Turisme, "la conducta sancionada consiste en no incluir en la publicidad de los alojamientos turísticos publicitados en su plataforma el numero de inscripción en el registro".

Temas relacionados