+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A PUNTO DE COLGAR EL NO HAY BILLETES

5.000 rumanos con el Steaua

El Madrigal acoge el jueves una final en la que el rival amarillo estará muy bien arropado H «Será un espectáculo en el campo y habrá ambientazo en la grada», afirman Valentín y Alberto, hinchas ‘militarii’

 

Aficionados del Steaua en Castellón —que tienen su sede en el Bar Valencia—, esperan con ilusión el partido. - GABRIEL UTIEL

CASTELLÓN
05/12/2016

El Steaua es uno de los clubs históricos del continente. 26 Ligas, 22 Copas, una Champions y una Supercopa de Europa así lo atestiguan. Los rumanos han disputado dos finales de Liga de Campeones y el jueves en el Madrigal afrontan otro tipo de final contra el Villarreal, en la que también solo vale ganar: Quien logre el triunfo pasará a dieciseisavos y quien pierda quedará eliminado de Europa League. La nutrida hinchada del rival amarillo residente en la provincia espera con impaciencia el duelo en el que pueden darse cita 5.000 hinchas militarii —así se llama a los aficionados del Steaua— en la grada.

El anillo inferior del campo ya está prácticamente lleno y se espera que el Madrigal cuelgue el no hay billetes, pues de las mil entradas repartidas al Steaua, si se devuelve alguna se vendería el mismo día de partido. Es decir, se pueden dar cita unos 5.000 aficionados del Steaua que harán lo posible para hacerse escuchar entre los 22.000 hinchas.

Vienen en son de paz

Entre los más de 5.000 seguidores rumanos que se esperan, cuatro de ellos recibieron a Mediterráneo en el Bar Valencia de Castellón, una de las sedes de la comunidad de este país en la capital de la Plana. Todos ellos coincidieron en señalar que pese a que el partido ha sido declarado de alto riesgo, «habrá un ambientazo en la grada. La gente tiene que estar tranquila porque la gente que viene de Rumanía no es como por ejemplo la del Legia. No son peligrosos y entienden de fútbol. Si ganamos lo celebraremos y si perdemos nos iremos tristes a casa», dice Valentín.

Por su parte, Alberto se centra en el terreno deportivo para avisar a los amarillos: «Si marcan pronto, pueden hasta golear, pero si el partido llega 0-0 al descanso, en la segunda parte sufrirán».

Este hincha del Steaua afirma que más que preocuparse por el conjunto rumano, el Villarreal tiene que preocuparse por sí mismo: «Para mí el equipo se le queda grande a Escribá. Me gustaba más Marcelino. Ellos siguen siendo favoritos porque tendrán un presupuesto diez veces superior y el Steaua está en plena transición, pero jugando al 200% como hizo el Osmanlispor se puede ganar».

Confianza inicial

Valentín afirma que desde que se conoció el sorteo confiaban en llegar a esta última jornada con opciones, aunque los suyos han ido de menos a más: «Empezamos muy mal. Se notaron las bajas de Stanciu y Chipciu, que se fueron al Anderlecht, pero poco a poco se ha construido un equipo joven y fiable a partir de la defensa y ahora ya puede pasar cualquier cosa».

De hecho, Valentín y Alberto recuerdan también «el partido del Alavés. En condiciones normales, el Steaua no podría ganarle al Villarreal, pero esto es fútbol y nunca se sabe».

Sobre la animación asegurada que tendrán los de Bucarest, los rumanos castellonenses afirman que estarán acompañados por paisanos que llegarán «de todos los puntos de España y, por supuesto, de Rumanía», al tiempo que inciden en que «no habrá ningún incidente con la afición local. El último partido que jugó Steaua en el Madrigal ya estuvimos juntas las dos aficiones y se vivió un ambientazo de fútbol».

Por último, Valentín admite su predilección por Bakambu, mientras Alberto preferiría «que no jugaran Pato y Sansone». Sobre el presidente George Becali le comparan con Roig: «Son grandes empresarios a los que el club les debe casi todo».