+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REGIONAL PREFERENTE

Alta tensión en Benicarló y Burriana

Lamentables incidentes en el fútbol provincial, en un domingo marcado por el contexto extradeportivo

 

ELOY CERDÁ / REDACCIÓN
12/11/2017

En Benicarló se enfrentaba el equipo local ante L’Alcora, un duelo marcado por la tensión que se le supone a un partido en el que se enfrentan dos rivales directos por eludir el descenso a Primera Regional. A los 32 minutos del choque, el equipo de L’Alcalatén se quedaba en inferioridad numérica debido a la expulsión de Bruno y once minutos más tarde, Jorge Pérez seguía el mismo camino.

La tensión fue alza y a los nueve minutos del segundo acto el colegiado del encuentro, Samuel Elías Pérez Sánchez se acercó al banquillo visitante para pedir calma y amonestó al portero suplente Raúl Martínez, este perdió los papeles, se encaró con el colegiado y le propinó un empujón haciéndole caer al suelo. El duelo estuvo parado durante aproximadamente cinco minutos, en dicho espacio de tiempo el técnico de L’Alcora Jorge Palomo se encaró con algunos aficionados locales que también le increparon previamente, como se puede ver en el vídeo que adjunta esta información.

Y en Burriana...

Al sur de la provincia de Castellón, más concretamente en Burriana, también se produjeron incidentes. En el San Fernando, en un partido muy caliente, se llegaba al tiempo de descuento con el empate a cero entre los celestes y el Nules, sin embargo en el minuto 95 Pablo Picó marcó el gol de la victoria local. Tras la diana burrianense, Carlos Moya se dirigió al banquillo visitante realizando gestos de euforia, al mismo tiempo una decena de aficionados del Burriana invadieron el terreno de juego, algunos para celebrar el gol con sus jugadores pero otros la tomaron con los componentes del banquillo visitante. Entre ellos también saltó al campo el entrenador del Nules, hoy sancionado, José Luis Sorribes. En este contexto se formó una tangana que duró cerca de cinco minutos en la que el futbolista visitante Héctor Romay fue agredido. Por suerte, entre diversos futbolistas de ambos equipos rebajaron la tensión y el duelo pudo concluir de forma normal.

Temas relacionados