+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DECISIÓN EN FIRME

Las mujeres de Arabia Saudí no desfilarán en Moscú

El páis árabe cancela el viaje de sus representantes sin ofrecer detalles

 

La bandera árabe en los alrededores del estadio de Moscú. / - CARL RECINE (REUTERS)

EL PERIÓDICO
14/06/2018

Las seis mujeres de Arabia Saudí que debían participar en la ceremonia de inauguración del Mundial de fútbol de Rusia no desfilarán finalmente al haber sido cancelado su viaje. Todas ellas serán sustituidas por jóvenes rusas, explicó este jueves la organización, que achacó la inusitada ausencia de las seis mujeres a "una mezcla de circunstancias de logística", sin ofrecer otro tipo de detalles.

En Arabia Saudí rige el código wahabi, una interpretación herética y restrictiva del islam suní que viola los derechos humanos, en particular los relativos a las mujeres. Las saudíes no tienen derecho a conducir, a salir de casa sin la compañía de un varón de su familia o a trabajar, tener un pasaporte y viajar sin la autorización previa y explícita del hombre al que estén a cargo.

Tapadas de pies a cabeza
En los espacios públicos, ya sea en un estadio de fútbol, un cine o un centro comercial, la escuelas o la universidad están segregadas de los hombres. Deben ir tapadas de la cabeza a los pies y apenas están en la vida política, ya que tienen un restringido derecho al voto concedido hace escasos años.

 
Aunque en los últimos meses el nuevo príncipe heredero del reino, Mohamad Salman, ha prometido apertura y reformas, estás no han pasado de meros retoques cosméticos para atemperar las críticas con un país que está considerado uno de los principales depredadores de los derechos humanos.

La FIFA y los diferentes patrocinadores tienen previsto que seis chicas de entre 13 y 17 años porten las banderas de los 32 equipos participantes en la fase final que arranca este jueves en el estadio Luzhniki de Moscú, en un ceremonia previa al partido inaugural entre rusos y saudíes.