+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA ADAPTACIÓN DE LOS nuevos jugadores DEL VILLARREAL

Los saudís traen nuevos hábitos a la Ciudad Deportiva

El día a día de Salem Al Dawsari y Jaber Issa estará marcado por las costumbres de la cultura musulmana

 

Jaber Issay Al Dawsari ayer junto al consejero delegado del Villarreal, Roig Negueroles. - VILLARREAL CF

RAÜL BADENES rbadenes@epmediterraneo.com VILA-REAL
01/02/2018

La Liga española ha tenido en el pasado ejemplos de cómo la religión ha influido en la competición. El más llamativo fue el del israelí Haim Revivo, que en 1996 llegó a pedir que el cambio de horario de un Celta-Betis al coincidir con el Yom Kippur, el Día del Perdón de los judíos y que obliga al recogimiento y a la oración el domingo, el día fijado para aquel partido. El Celta no pudo pasar el choque al sábado y solo logró adelantarlo un par de horas y que Revivo jugara, por lo menos, la primera parte.

Por fortuna, los futbolistas de religiones diferentes a la católica que han recalado desde entonces en el fútbol español han logrado compaginar sus tradiciones con el modelo europeo. Algo así deberán hacer los dos saudís que ayer se presentaron como nuevos integrantes del Villarreal, Al Dawsari y Jaber Issa, aunque ambos obligarán a cierta adaptación en las costumbres de la Ciudad Deportiva para que el extremo del primer equipo y el centrocampista del filial se sientan cómodos posible en su etapa como groguets.

Los preceptos musulmanes que siguen los dos futbolistas que han llegado a LaLiga, tras el acuerdo con el gobierno saudí, serán más difíciles de cumplir en una cultura totalmente diferente, pero ambos podrán mantener sus costumbres sin excesivos problemas, comenzando por la oración, que deben ejercer cinco veces al día: al amanecer, al mediodía, por la tarde, a la puesta de sol y por la noche. La obligación de acudir a la mezquita en viernes tampoco será un precepto complicado de cumplir. Vila-real cuenta con una, al igual que la vecina localidad de Almassora o la capital de la provincia, que cuenta con cinco de las más de 30 repartidas por la geografía castellonense. Esta visita puede ser eludida en caso de viajes con el equipo, como ya hacen muchos de los futbolistas de la Liga que profesan la religión musulmana, así como reducir el número de oraciones diarias para compaginar los tiempos de concentración o entrenamientos.

Los hábitos alimenticios sí supondrán algunos cambios en la Ciudad Deportiva tras la llegada de Al Dawsari e Issa, cuyos menús deberán incluir la opción de platos sin cerdo, además de proveerse de carne sacrificada según la tradición musulmana, que es la única que pueden consumir según los preceptos del Islam. El ayuno en el Ramadán es otra de las consignas. Futbolistas tan reconocidos a nivel internacional y que han pasado por Primera División como Kanouté, Abidal o Benzema solucionaron el conflicto entre el ayuno y la competición de diferente forma. Mientras los más religiosos optan por seguir con la costumbre del ayuno, el Islam permite cierta relajación en esta costumbre y sustituir los días de ayuno que coinciden con la exigencia física de la competición por otras fechas. Esta temporada, el Ramadán solo coincide con la última jornada de Liga.

Otra costumbre que no deberá sorprender a los nuevos compañeros de Al Dawsari e Issa tras los entrenamientos y los partidos es la de pasar por la ducha con ropa interior. En la cultura islámica, mostrar los genitales en público no es lo habitual.