Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

CAMBIOS EN LOS MEDIOS DE PAGO

El dinero en efectivo cede el paso al dinero electrónico y de plástico

Visa constata que el 59% de los consumidores prefiere pagar con tarjeta

EL PERIÓDICO
12/04/2017

 

El dinero en efectivo pierde peso como medio de pago. El 59% de los usuarios prefiere pagar con tarjeta de crédito, según ha constatado un estudio de Visa. Y el 54% de los pagos realizados en las compras del día a día por los consumidores en España se efectúa ya con tarjeta (34% de débito y 20% de crédito). Estas son dos de las principales conclusiones que arroja el Sondeo de Opinión del Consumidor realizado por la consultora Advanced para Visa en España. El dato no se va a quedar ahí. La consultora apunta que lo de llevar billetes y monedas está en franca regresión ya que el 53% de los encuestados reconoce que cada vez lleva menos dinero en la cartera (media diaria de 35 euros) y el 84% confirma que, prácticamente nunca, sale de casa sin su tarjeta.

La tendencia detectada por Visa supone un cierto respiro ante la transformación que viene en medios de pago. China, ese gigante que marca tendencia a escala mundial de manera más o menos silenciosa, apunta a la tecnificación acelerada de los pagos entre particulares. Allí triunfa ya Wechat como intermediario, una versión china de Whatsapp. Los programas de mensajería quieren hacerse un hueco en medios de pago y van a ser serios competidores de las tarjetas de crédito de plástico. Los servicios de pago entre particulares a través del teléfono móvil son la alternativa (Apple Pay, Samsung Pay), o la intermediación de pagos en internet (Paypal).

La consultora PWC calcula que el 85% de las transacciones y el 60% del valor de las mismas se realizan con dinero contante y sonante en el mundo. Pero en los países más desarrollados, esos porcentajes van a cambiar de manera rápida. Whatsapp ya ha anunciado que lanzará sus sistema 'peer to peer' o de pago entre particulares este año. Los sistemas de pago con móvil requieren que la plataforma sea común entre quien paga y quien cobra, por lo que las aplicaciones con gran base de usuarios activos tienen la batalla ganada.

El retroceso del dinero en efectivo ya ha sido constatado por el Banco de España, que ya en el primer trimestre del 2016 se apercibió de que el gasto en compras en terminales de punto de venta (lectores de tarjetas) superó al importe de efectivo retirado de los cajeros. Según Carmen Alonso, directora general de Visa en España, "la tendencia al pago electrónico seguirá al alza" y "de cara a las administraciones, la consolidación creciente del pago electrónico se perfila como un motor importante en la lucha contra la economía sumergida".

'CONTACTLESS'
El 75% del censo asocia la idea positiva de modernidad e innovación de un establecimiento y de los servicios que proporciona a si en este se puede pagar con tarjeta. Visa ve en el modelo 'contactless', la tarjeta con chip, una vía clara de desarrollo del modelo de pago con tarjeta. El 50% de los encuestados aseguran tener tarjeta 'contactless'. De estos consumidores, un 28% la utiliza aproximándola al terminal mientras que un 12% afirma que siempre paga con ella por la vía "tradicional", es decir, insertándola en el datafono.

Hoteles, grandes superficies comerciales, tiendas de moda, gasolineras y restaurantes son los establecimientos con ratios mayoritarios del uso de la tarjeta por parte del consumidor. El uso de dinero en efectivo suele quedar, normalmente, asociado a importes por debajo de los 10 euros.

Según los resultados del estudio hecho para Visa, la gran mayoría de los consumidores españoles cree que el futuro de los pagos será electrónico. El 91% de los participantes en el análisis asegura tener la percepción clara de que el pago con tarjeta seguirá siendo una tendencia creciente. El 79% consideraría como la situación ideal el poder pagar con tarjeta siempre, en cualquier lugar e independientemente de la cantidad, por pequeña que esta sea.