+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EDUCACIÓN EN NUEVAS TECNOLOGÍAS

Manual para padres de jóvenes que ‘viven’ en las redes sociales

El peligro a que el menor sea engañado es el principal temor de los progenitores. Los expertos aconsejan fijar unas reglas claras sobre el uso de dispositivos

 

Un niño chatea a través de su ordenador con otros amigos y navega en su cuenta de Facebook en su habitación. - DAVID CASTRO

C. JANÉ/ M. J. IBÁÑEZ 05/06/2017

Antes pensabas que tu hijo estaba seguro en casa, y temías por lo que le podía pasar en la calle. Ahora no sabes qué hacer porque el peligro puede venir de la pantalla mientras está sentado delante tuyo», afirma Xavier, padre de tres hijos. Los riesgos de internet son para todos, niños y mayores, pero a menor madurez hay más posibilidad de engaño o de no pensar en las consecuencias de los actos que realizan, tanto a su intimidad como a la ajena.

Los temores que expresan los padres sobre internet en las encuestas no son ni los virus informáticos ni el malware, sino, según el Ministerio del Interior, que sean engañados por extraños, que puedan cometerse delitos contra sus hijos, que sean vejados por otros niños o que accedan a contenidos inapropiados.

No son miedos infundados. Según la memoria de la fiscalía general del Estado para el 2016, los delitos por posesión de pornografía infantil aumentaron en el 2015 más del 33% respecto al año anterior (767 casos) y crecieron un 63% los delitos de acoso a menores (grooming), hasta 98 casos, con petición de fotos o vídeos comprometidos o grabaciones sin que la víctima se dé cuenta. Y la percepción es que las cifras van en aumento.

El móvil se ha convertido en el instrumento principal del acoso gracias a la facilidad para enviar mensajes, a la «potencialidad invasiva de estas tecnologías» y a su capacidad para mantenerla en el tiempo, alertan los fiscales.

CHARLAS DE POLICÍAS

La alarma sobre los riesgos en internet, con charlas en los colegios a cargo de profesores y cuerpos policiales, la insistencia de las administraciones que promueven contenidos educativos, los cambios legislativos para endurecer las penas y la repercusión mediática de las detenciones de pederastas han provocado también que los menores se tomen en serio cuestiones como la seguridad informática y la privacidad, y sean más conscientes a la hora de dar datos personales o de instalar programas.

A las chicas, además, se las adoctrina especialmente con más ahínco, tal como se desprende del estudio Net Children Go Mobile, de la Universidad del País Vasco y Red.es. Y ellas se han tomado más interés en las precauciones de seguridad informática. A lo largo de los últimos seis años, se detalla que han aprendido cómo «bloquear personas» (16 puntos más que los chicos), borrar el historial de navegación (13 puntos) y configurar su privacidad en una red social (5 puntos).

Temas relacionados