+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El PSOE quiere sancionar a las empresas que no combatan la brecha salarial

Los socialistas ultiman dos proposiciones de ley basadas en el modelo islandés de igualdad laboral

 

Pedro Sánchez y Carmen Calvo, el pasado 12 de enero en la sede del PSOE. - / JOSÉ LUIS ROCA

EL PERIÓDICO
02/02/2018

El PSOE ultima una propuesta legislativa para combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres, un problema que Mariano Rajoy consideró la semana pasada que no convenía abordar. Los socialistas, que registrarán su iniciativa en el Congreso de los Diputados antes de principios de marzo, quieren introducir sanciones a las empresas que no combatan este tipo de desigualdad. Su modelo es Islandia, que desde este año cuenta con una norma que obliga a las compañías de más de 25 trabajadores a obtener, si quieren evitar las multas, un certificado del Gobierno sobre sus políticas de paridad en los sueldos.

“El feminismo avanza. Se acaba el tiempo en que las democracias pueden pensar que este es un asunto menor. No vamos a hacer simplemente una recomendación”, dijo este viernes la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. Los socialistas presentarán dos propuestas, una sobre la brecha salarial en sí misma y otra destinada a desterrar las desigualdades de las mujeres a lo largo de su trayectoria laboral, y esperan contar con un respaldo parlamentario suficiente para aprobarlas.

Junto a las sanciones para empresas que no velen por la igualdad salarial, el PSOE también planteará aumentar la participación de la mujer en los consejos de administración de las empresas a través de un sistema de cuotas todavía por detallar, mejorar la inspección de trabajo y crear un modelo de auditorías para empresas de más de 50 empleados.

Las palabras de Rajoy
“Cuando el machismo lo invade todo, sin leyes no se resuelve nada”, señaló Calvo. A su juicio, la desigualdad laboral nunca se solucionará si se deja al arbitrio de los empresarios, una receta defendida por Rajoy. El pasado 24 de enero, el jefe del Ejecutivo fue preguntado por la brecha salarial. “No nos metamos en eso. Los gobernantes deben ser muy cautos a la hora de saber cuáles son sus competencias”, contestó. El líder del PP se desdijo de sus palabras una semana más tarde. “No las mantengo. Cada uno puede interpretar lo que cada uno dice. Si se me ha entendido mal o me he expresado mal, no hay ningún problema en retractarse”, señaló.