+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Entrevista a Adala

«Actuar en un festival internacional de reggae es un lujo»

 

Adala (en el centro) colabora con la banda The Cold December. -

ESTER FAYOS // MARÍA MORA
11/08/2017

Adala nace en Barcelona, en diciembre de 2015, como el proyecto personal de Guillem Simó, de 21 años. A principios de ese mes, presentó su primer single Temps de Guerra. Su trayectoria empezó como trompetista de la A4 Reggae Orchestra, donde se adentró en la música jamaicana. En febrero, lanzó, junto a la banda The Cold December, su primer álbum llamado Cel. Actúa, el sábado 12,  a las 22.00, en el Dub Academy del Rototom y, el día 19, a las 3:30, en el Lion Stage.

--¿Qué significa para usted poder actuar en el Rototom?

--Una oportunidad enorme. Participar en uno de los festivales más importantes de reggae de nuestro continente es un lujo y, sobre todo, hacerlo dos veces, en la Dub Academy y en el Lion Stage, es increíble.

--¿Ha acudido como asistente? Sí es así, ¿qué es lo que más le gusta? 

--El año pasado estuve por primera vez. Me encantó ver que la música jamaicana atrae a tanta gente. A todos los artistas locales, como nosotros, nos sirve para ver lo que se mueve internacionalmente y aprender de ello. Creo que en España, 20 o 30 años antes, no había la oportunidad de ver a artistas internacionales de esta talla. Esto también hace crecer la escena local, por lo que debemos estar agradecidos.

--¿Ha actuado alguna otra vez en tierras valencianas?

--Sí, tuve el placer de tocar en Castellón con mi hermano King Siva, y nos sentimos realmente como en casa. El público es muy agradecido y se nota que están acostumbrados a disfrutar de la música en directo, más allá de las discotecas.Tenemos ganas de volver y aún más con toda la banda The Same Song Band.

--¿Qué es lo que más disfruta de los festivales? ¿Criticaría algún aspecto de estos macroeventos?

--La verdad es que no creo mucho en los macroeventos y, más aún, en "Europa del Sur". Muchos festivales que se celebran en España y, que atraen al público europeo con la programación musical y el clima, se benefician de unos precios normalizados para la mayoría de gente del norte, acostumbrada a pagar estas cantidades en sus países. En el nuestro, es triste, pero estos festivales europeizados se alejan de la realidad económica de la clase obrera. Es verdad que esto va más allá de estos eventos. También pasa con los alquileres de nuestra ciudad, Barcelona, que han subido a cantidades que solo los sueldos del norte o de la clase alta de la ciudad se pueden permitir. 

--¿Cuál es la esencia de Adala?

--Es un proyecto artístico y reivindicativo. Incluye el mensaje crítico de las desigualdades que vemos en nuestra ciudad que, al ser cada vez más internacional, pues crece el turismo y la inmigración, refleja perfectamente este mundo globalizado en el que vivimos. Nuestra ciudad es, al mismo tiempo, el paraíso barato donde se relajan unos cuantos y el caro infierno donde intentan sobrevivir otros, muchas veces silenciados. La diferencia: su procedencia. También me gustaría incluir una crítica de lo que significa la música hoy en día. Está muy contaminada por la fama, por la moda, por la personalización y cosificación del artista, por el videoclip… Ahora parece que la música se mira con los ojos y, sin vídeo, parece que no puedes llegar al éxito o, al menos, vivir de esto.

--Temps de guerra fue su primer single y se convirtió en un éxito. ¿Cómo lo definirías? 

--Es la primera producción que hice con mi hermano y es el tema que nos permitió sacar la cabeza en la escena reggae de Barcelona y empezar a trabajar con La Panchita Records, principal estudio y sello de música jamaicana de la ciudad condal. Es un tema que habla de la ciudad y la gente enseguida se solidarizó con el mensaje. 

--Su primer EP, ‘Born’, se caracteriza por unas letras cargadas de crítica social. ¿Por qué comenzó con este tipo de versos?

-- Me gusta escribir de todo, no solo crítica social. Cuando publico canciones o salgo por ahí a actuar, me gusta entenderlo como una misión para tratar de cambiar este mundo o intentar que el que me escucha reflexione.

--En abril, presentó con la banda The Cold December su primer álbum ‘Cel’. ¿Cómo ha sido la acogida?

--La verdad es que increíble. Con él, hemos empezado los primeros directos del proyecto, que este verano nos han llevado lejos: Mallorca, Donostia, Castellón, Girona y muchos otros sitios bonitos, como esta edición del Rototom.

--¿En qué proyectos está trabajando ahora mismo?

--Estamos produciendo un nuevo EP (Extended play) llamado Ona. Será el tercero de la triología BornCelOna, que saldrá en diciembre junto con un libro de poesías y líricas de estos dos primeros años del proyecto.

--¿Cuáles son sus planes de futuro?

--El futuro siempre es incierto y queremos que lo sea. Tengo muchas ganas de seguir con la música mucho tiempo y crear nuestro propio estilo. Nos queda mucho camino y mucho por andar. De momento, solo pienso en el siguiente concierto, aquí en Benicàssim.