+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENFERMÓ EN IBIZA

Niki Lauda evoluciona de forma muy satisfactoria de su transplante de pulmón

El triple campeón del mundo de F-1 debe permanecer un tiempo indeterminado en el hospital de Viena

 

Niki Lauda, campeonísimo austriaco de F-1, en peligro tras un trasplante de pulmón. - REUTERS / HEINZ-PETER BADER

EL PERIÓDICO
06/08/2018

El expiloto austríaco Niki Lauda, de 69 años y triple campeón del mundo de Fórmula Uno, evoluciona de forma "muy satisfactoria" y todos sus órganos "están funcionando bien" tras someterse a un trasplante de pulmón el pasado jueves, informó este lunes el Hospital General de Viena (AKH).

"A las 24 horas después de la cirugía, el señor Lauda podía ser extubado, respiraba por sí mismo y tenía plena conciencia", indica el parte médico. Lauda permanecerá ingresado hasta que se recupere por completo, lo que puede suponer que esté durante una larga temporada en el AKH.

LA OPINIÓN DEL CIRUJANO

Walter Klepetko, el cirujano que dirigió la intervención, explicó la semana pasada en la televisión pública ORF que aunque pacientes más jóvenes pueden ser dados de alta tras una o dos semanas, en el caso de enfermos de más edad, como es el caso de Lauda, el proceso de recuperación puede prolongarse más tiempo. El expiloto y empresario tuvo que interrumpir sus vacaciones en la isla de Ibiza y se trasladó a Viena debido a sus dolencias.

Según el diario austríaco 'Österreich', Lauda estaba aquejado de una gripe cuyos síntomas fueron empeorando hasta que se decidió a abandonar la isla en un jet privado para ser atendido en Viena. Lauda sufrió un grave accidente en agosto de 1976 en el circuito alemán de Nürburgring, en el que sufrió graves quemaduras y en el que estuvo a punto de morir.

OTRAS OPERACIONES

Su salud quedó muy resentida tras ese siniestro y el piloto se tuvo que someter a dos trasplantes de riñón, en 1997 y en el 2005. En esta última ocasión, el órgano fue donado por su entonces novia Birgit, con la que luego se casó y tuvo mellizos.

Otra de las consecuencias de ese accidente es la gorra que lleva puesta siempre en público y que se ha convertido en una de sus señas de identidad. Aparte de sus éxitos al volante, Lauda ha desarrollado una carrera como empresario, fundando varias líneas aéreas. En 1979 fundó Lauda Air, que vendió luego a Austrian Airlines. En el año 2003 fundó otra compañía aérea, Niki, que fue adquirida en 2011 por la hoy desaparecida Air Berlin.

Cuando esta compañía alemana quebró a principios de este año, Lauda adquirió Niki, la rebautizó como Laudamotion y vendió luego el 75 por ciento de las acciones a la aerolínea de bajo coste Ryanair. Lauda sigue ligado a la Fórmula Uno como presidente no ejecutivo del equipo Mercedes, del que posee también un 10 por ciento del accionariado.