+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MUNDIAL DE F-1

Vettel y Ferrari imponen su ley en el GP de Baréin

Hamilton arrancará noveno tras una mala crono y una penalización de cinco puestos por cambiar la caja de cambios

 

Kimi Raikkonen, Sebastian Vettel y Valttweri Bottas, en el podio del sábado de Baréin. - AP / LUCA BRUNO

MIGUEL MARTÍNEZ
07/04/2018

Hay que remontarse una década atrás, al año 2007, para recordar una 'poleposition' de Ferrari en el circuito de Shakir. Sebastian Vettel proporcionó a la Scuderia otra 'pole' en el desierto de Baréin y Kimi Raikkonen redondeó la primera línea que los coches rojos no lograban desde el GP de Mónaco del año pasado. Los cambios en el morro de Ferrari han surtido efecto y todo se encamina hacia un doblete de los coches de Maranello en una carrera (17.10 horas, Movistar) que cuenta con el aliciente de las remontadas de Max Verstappen —se estrelló en la Q-1 y partirá decimocuarto— y Lewis Hamilton, que arranca noveno tras una mala clasificación y una sanción  de cinco puestos por cambiar la caja de cambios.

ALONSO, MUY IRREGULAR

Los problemas para Fernando Alonso y el bajo rendimiento de McLaren en el circuito de Shakir ya se dejaron ver en la Q-1. El equipo inglés sacó al asturiano en el último momento para aprovechar al máximo la bajada de temperaturas en la noche del desierto. Fue el último de los 12 pilotos que buscaron un segundo intento. El bicampeón cuajó un buena vuelta y aún así igualó el tiempo —en la misma milésima— que Romain Grosjean, uno de los cinco eliminados en la Q-1. No eran desde luego las mejores noticias. “Ha sido difícil desde el minuto. Empatados a tiempo con Grosjean a pesar de su error en la última curva… demasiadas cosas negativas…”, se sinceró Alonso al bajarse del coche.

El accidente de Max Verstappen en la Q-1 —se fue contra las protecciones en un error garrafal de conducción—.dejaba un puesto más libre entre los mejores para pasar a la Q-3, pero el primer intento del asturiano le dejaba a dos décimas del tiempo de corte marcaba Esteban Ocon, con los renacidos Force India, mientras que Carlos Sainz se situaba en una esperanzadora novena plaza. Y pocas cosas cambiaron en el segundo intento, porque Alonso finalizó de nuevo a dos décimas del tiempo de corte para la Q-3 que si superó Carlos Sainz junto a su compañero Nico Hulkenberg,  —se esperaba a Renault entre los diez mejores, igual que al Haas de Kevin Magnussen— y lo más sorprendente, Pierre Gasly con el Toro Rosso y motor Honda.

“No hemos tenido la velocidad suficiente para entrar en la Q3, pero los puntos se reparten el domingo”, añadió el Alonso. “Este circuito también fue especialmente malo para nosotros, ya los vimos el año pasado, pero tenemos mejor ritmo de carrera que prestaciones en clasificación. Ya lo vimos en Australia, donde clasificamos undécimos y acabamos quintos. Aquí acabamos duodécimos y a ver dónde llegamos”, concluye el asturiano que piensa en una estrategia una parada para remontar puestos: “Tenemos dudas de una parada o dos, pero ahora que no estamos en Q-3 tenemos que inventar algo distinto”.

El sexto puesto de Pierre Gasly con el Toro Rosso equipado con el motor Honda resultó la sorpresa del día. Los dos Toro Rosso cambiaron motor tras Australia —solo se pueden utilizar tres motores en todo el año— y esta es la verdadera versión del inicio del 2018, ya que según la escuadra de Faenza, en Melbourne corrieron con especificaciones de 2017.

Por detrás de Gasly, el Hass de Magnussen, Lewis Hamilton, y los dos Renault entre los que Niko Hulkenberg fue ligeramente más rápido que Carlos Sainz, en una buena actuación de los dos pilotos, entre los que el madrileño espera “mejorar en carrera”, ya que no ha estado demasiado cómodo con el coche a lo largo del fin de semana.

Desde ese grupo intentará remontar Hamilton para minimizar daños y acercarse lo más posible a los dos Ferrari, a esa sorprendente primera línea de Ferrari que ha maximizado las mejoras en el coche. Los ingenieros estrenaron un nuevo morro encaminado a suavizar las reacciones del coche en la frenada, y en la primera parte de las curvas. “El coche hace ahora lo que le pides, porque de lo contrario, como en Australia fue una lucha. Lo hemos mejorado y estoy muy contento”, explicó Vettel, feliz con su pole lograda en el segundo intento de la Q-3. “Ha sido muy tenso. En el primer intento, fallé en la última curva, pero estoy muy contento de conseguirlo en el segundo intento. El coche se ha comportado muy bien. Es una carrera muy larga, los neumáticos serán la clave, pero el coche va rápido y es lo que importa”.