+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El espionaje de EEUU airea un dosier de Moscú sobre "actos sexuales pervertidos" de Trump

Hay documentos que alegan que contrató prostitutas y que los rusos tienen material "suficiente para chantajearle"

 

Donald Trumpo, en el 2011, con varias exmisses Universo. - REUERTS / CHRIS PIZZELLO

IDOYA NOAIN
11/01/2017

Horas antes de que Donald Trump ofrezca este miércoles su primera rueda de prensa en seis meses, y la primera como presidente electo de Estados Unidos, estalla otra bomba, relacionada de nuevo con el espionaje ruso, relacionada de nuevo con la oscura y compleja trama del supuesto espionaje e injerencias de Moscú en las elecciones estadounidenses. Tras una exclusiva de CNN, diversos medios han informado este martes de que la semana pasada, cuando recibieron información clasificada de los servicios de inteligencia, tanto Trump como el presidente Barack Obama fueron informados de alegaciones no confirmadas de que el espionaje ruso dispone de material comprometedor sobre el presidente electo, así como de información sobre su vida personal y financiera.

Ese aviso se recogía en un sumario de dos páginas del informe clasificado que recibieron Obama y Trump, que incluía también alegaciones de que miembros del círculo más cercano de Trump han estado y siguen en contacto con representantes de Moscú. Y aunque el espionaje estadounidense no ha corroborado la autenticidad de las alegaciones, da credibilidad a las fuentes.En concreto, se trata de una entidad estadounidense de asesoría política dirigida por un antiguo alto cargo de los servicios de inteligencia británicos que estuvo operativo en Rusia en los años 90.

Solo con esa información la transición habría recibido ya una enorme sacudida, una más después de que la inteligencia estadounidense confirmara los intentos rusos, según ellos dirigidos por Vladimir Putin, de interferir en las elecciones de EEUU por los que Obama ha impuesto sanciones a Moscú. Pero el terremoto es aún mayor porque la web BuzzFeed hizo público un documento, aparentemente el referido por los servicios de inteligencia en su sumario, que da los detalles sobre el tipo de información que podrían estar manejando los rusos.

 

“ACTOS SEXUALES PERVERTIDOS”


Según ese documento, por ejemplo, en un viaje a Moscú en 2013Trump habría contratado a prostitutas para que practicaran frente a él un espectáculo de “lluvia dorada” sobre la misma cama en la suite presidencial de un hotel donde se habían alojado en un viaje oficial los Obama (“ a los que odiaba”, según el documento). “Se sabía que el hotel estaba bajo control del FSB (una de las principales agencias de espionaje del Kremlin) con micrófonos y cámaras ocultas en todas las principales habitaciones”, dice también el documento, que en unas páginas datadas el 20 de junio de 2016, antes de las elecciones, habla de “actos sexuales pervertidos” y afirma que “el heterodoxo comportamiento de Trump en Rusia a lo largo de los años ha dado a las autoridades allí suficiente materialsobre el ahora candidato presidencial para poder chantajearle si deseaban”.

La respuesta de Trump ha tardado unas horas en llegar pero lo ha hecho, como es ya costumbre en el presidente electo, a través de Twitter. “¡NOTICIAS FALSAS-UNA TOTAL CAZA DE BRUJAS!”, ha escrito en la red social, reiterando una referencia que ya ha hecho anteriormente. Trump también ha acusado a BuzzFeed de publicar “alegaciones no verificables” y ha empezado a usar la etiqueta #fakenews, noticias falsas.

UNA TRAMA CADA VEZ MÁS COMPLICADA


Según se ha sabido, el documento publicado por BuzzFeed llevaba meses circulando por Washington y había llegado también a distintos medios de comunicación, que se habían resistido a publicarlo al no poder comprobar su veracidad (aunque algunos, como las revistas Mother Jones y Newsweek, hicieron referencias a su contenido poco antes de las elecciones del 8 de noviembre). Y la historia detrás del documento, así como su movimiento en Washington y los interrogantes sobre quién ha filtrado que Trump y Obama fueron informados sobre su supuesto contenido no hace sino complicar una ya oscura trama de intrigas políticas.

Se sabe, por ejemplo, que el antiguo espía británico que recopiló la información del documento trabajó para republicanos que se oponían a Trump y, luego, para demócratas. Y por más que nadie haya podido probar su contenido, ha sido visto tanto por periodistas como por congresistas y ha empapado la compleja discusión sobre el supuesto ciberataque ruso, un extremo que solo va a intensificarse en las próximas horas y días.

También se sabe que el 9 de diciembre el senador republicano John McCain (enfrentado a Trump y que lidera una campaña en el Congreso para investigar más las acciones del Kremlin y endurecer las sanciones) entregó una copia del documento al director del FBI, James Comey.

Otro senador, el demócrata Ron Wyden, ha pedido este martes a Comey en el Congreso que haga pública antes de la toma de posesión de Trump el 20 de enero información clasificada que el FBI pueda tener sobre contactos entre la campaña del republicano y los rusos. El documento no verificado asegura que Rusia ha estado apoyando y ayudando a Trump “por lo menos cinco años” (el momento en que, como han recordado algunos en las redes sociales, el ahora presidente electo empezó a cuestionar que Obama hubiera nacido en EEUU).