+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HISTORIA INVEROSÍMIL

Niños maltratados y entrenados para matar en EEUU

La macabra historia de los 11 menores liberados de un destartalado campamento en Nuevo México suma otro capítulo

 

Imagen del campamento donde fueron encontrados los 11 niños, en Nuevo México. / - AP / JESSE MOYA

IDOYA NOAIN
09/08/2018

La pequeña comunidad de Amalia, en una zona desértica en el norte de Nuevo México, junto a la frontera con Colorado, es uno de esos lugares perfectos en Estados Unidos para quienes buscan vivir en contacto con la naturaleza, aislados y desconectados. También para quienes intentan pasar desapercibidos para la ley. Y desde el viernes pasado, cuando la policía del condado de Taos liberó allí en un destartalado campamento a 11 niños de entre 1 y 15 años a los que cinco adultos, ya arrestados e imputados por abuso de menores, mantenían en condiciones infrahumanas, se ha ido desvelando una macabra historia que no deja de sumar capítulos.

El penúltimo de esos episodios tétricos llegó el lunes, cuando se hallaron en el complejo restos en descomposición de un menor. Aunque no ha sido identificado aún se teme que es Abdul-Ghani Wahhaj, el hijo de uno de los detenidos, Siraj Ibn Wahhaj, que era buscado por las autoridades de Georgia después de que en diciembre su esposa denunciara que se había llevado a su pequeño, un niño que sufría encefalopatía hipóxico-isquémica y otros males, que necesitaba atención médica constante y que justo el lunes habría cumplido cuatro años. Otro se añadió el miércoles, cuando la fiscalía aseguró que al menos uno de los niños liberados fue entrenado en el uso de un rifle de asalto para cometer un tiroteo en una escuela.

Sin acusación formal
No ha habido una acusación formal por ese supuesto entrenamiento de momento, pero en un documento judicial presentado por el fiscal Timothy Hasson se afirma que fueron informados de ello por un padre de acogida de uno de los menores liberados del complejo, donde Wahhaj estaba fuertemente armado cuando fue arrestado. En el lugar se localizaron también más armas y municiones, y un campo de prácticas de tiro.

El documento afirma que se está investigando si hubo “conspiración para cometer tiroteos escolares”. No se dan, no obstante, más detalles ni pruebas y Aleksander Kostich, un abogado de oficio estatal que se encarga de la defensa de los acusados, ha pedido “contención”. “Si vas a hacer una acusación de esa naturaleza necesitas corroborar y especificidad", ha reclamado.

Los cargos
Los cinco arrestados, dos hombres y tres mujeres que se cree que son madres de todos o la mayoría de los niños, comparecieron el miércoles en tribunales del octavo distrito judicial de Nuevo México, donde todos se declararon inocentes de los 11 cargos que se les imputan a cada uno por abusos de menores. Wahhaj tiene que responder también por la desaparición de su hijo y el otro hombre detenido, Lucas Allen Morten, por prestar ayuda conscientemente a un delincuente (Wahhaj). Todos están de momento detenidos sin posibilidad de quedar libres bajo fianza.

Los niños liberados fueron localizados en un complejo prácticamente inhabitable, con un remolque sin agua corriente, electricidad ni fontanería enterrado bajo tierra y cubierto por plásticos. El sheriff del condado de Taos que dirigió la operación de rescate, Jerry Hogrefe, definió lo que se encontró como “las más tristes condiciones de vida y pobreza” que ha visto. “Parecían refugiados de un país del tercer mundo, no solo sin comida o agua sino también sin zapatos o higiene personal y básicamente harapos sucios como ropa”, dijo.