+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

Adelante, Edificant

 

Merche Galí Merche Galí
13/07/2018

El pleno de Almassora aceptará hoy la delegación de las competencias para construir los colegios Santa Quitèria y Embajador Beltrán. Desde luego, lo hará con los votos favorables del equipo de gobierno, el que heredó del Partido Popular ser el municipio con más barracones de la provincia de Castellón. Un «honor». Lo es, sin comillas, recibir la mayor inversión en materia de infraestructuras educativas que conoce Almassora en toda su historia: 17 millones de euros. Esa es la cantidad que el plan Edificant reserva para construir y poner a punto nuestros colegios e institutos y supone asumir las competencias que antes solo tenía la Conselleria de Educación. Ese hecho (y muchos otros, como la ruina de Ciegsa y el negocio de los barracones) provocó un colapso de centros por construir a la administración autonómica.

Para revertir esa situación, la Generalitat ideó el plan Edificant, a través del cual la Conselleria nos permite asumir todo el proceso pero sufragado con sus fondos, sin que los ayuntamientos aportemos dinero del presupuesto municipal. De esta manera, todos los pueblos que nos sumamos al programa aceptamos unas competencias de las que carecíamos hasta ahora y podemos sacar adelante nuestros proyectos sin depender del filtro autonómico.

Con nuestro apoyo al plan Edificant, hoy les llega el turno al Embajador Beltrán y el Santa Quitèria. El primero está como cuando yo estudié en sus aulas. El segundo siempre las ha tenido de plástico y hubo un tiempo en que, incluso, el PP juntó a niños de distintas edades en una misma clase mientras proliferaban los barracones allí, en el Regina Violant, en el Álvaro Falomir... Por entonces ni había Edificant, ni plan de ningún tipo, ni ganas. Estaban construyendo nuestro Ayuntamiento.

Hoy, los 11 concejales del equipo de gobierno, con nuestro voto, asumimos encargarnos de las obras de Embajador y Santa Quitèria, los primeros proyectos incluidos en el plan. A buen seguro, de haber existido el Edificant hace 12 años, ningún menor de Almassora estaría pasando el calvario del Regina Violant y el resto de barracones. Aprendamos de su error.

*Alcaldesa de Almassora

Buscar tiempo en otra localidad