+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

No es un juego

 

Merche Galí Merche Galí
14/09/2018

La cultura no es un juego. Decidir qué parte del presupuesto municipal se invierte en este departamento es mucho más que una declaración de intenciones. El equipo de gobierno de Almassora, y yo con total convencimiento, no lo consideramos un gasto, sino una inversión.

Por ello, esta tarde inauguraremos una de las grandes apuestas de la Concejalía de Cultura que dirige Isladis Falcó: el Museu del Joguet.

No ha sido fácil llegar hasta este punto. No hay mudanza fácil y menos en la Administración. Y si encima contamos con una oposición que abandera el no por costumbre, menos todavía. Pero al final de los obstáculos llega la meta y saber que la familia Arenós-Agut por fin podrá exponer su colección en un edificio amplio y accesible para todos sin excepción hace que olvidemos todos los contratiempos.

Nada queda ya de aquellos cuartos en que estaba dividido el primer piso del Mercado Central. Las salas en desuso y los baños antiguos han dado paso a un recinto diáfano donde atesoramos más de 1.200 piezas, las de la familiar Arenós-Agut y las de los vecinos que han hecho donaciones para que hoy contemos en Almassora con el Museu del Joguet más grande de la Comunitat Valenciana, que se dice pronto. Nuevos aseos, recepción, sistema de alarmas... En definitiva, una apuesta ambiciosa por la cultura.

Hemos reservado más de 270 metros cuadrados para ofrecer un paseo gratuito por la infancia a niños y adultos, para observar en familia cómo ha evolucionado la industria juguetera. Les invito a que recorran con nosotros esta sala hoy y el resto de viernes y fines de semana, en solitario o a través de las rutas guiadas que ofreceremos.

Y lo hago desde el convencimiento de que pronto recuperaremos la inversión, tan pronto como los pasillos se llenen de abuelos, nietos, amigos... que verán tras la vitrina aquellas piezas tan familiares o desconocidas en función de la generación que las observe.

La apuesta que iniciamos con la ampliación de la biblioteca o la incorporación de ópera, jazz y zarzuela a la programación anual cobra ahora un nuevo sentido con la apertura de esta sala permanente de exposiciones, muestra de que la cultura, al menos para este Ayuntamiento, no es un juego.

*Alcaldesa de Almassora