+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Obras son amores

 

Susana Marqués Susana Marqués
09/02/2018

Estaba leyendo el título del último trabajo de Antonio Carmona, que actuará el próximo mes de abril en Benicàssim y me ha venido al pelo para hablarles de los presupuestos que aprobamos hoy hace una semana y de cómo funciona la política actual.

Las cuentas municipales de Benicàssim ascienden a 26,8 millones de euros. En el primer borrador de esas cuentas se recogían las propuestas del Partido Popular que tiene la encomienda ciudadana de gobierno. A ese borrador se sumaron las iniciativas de la Asociación de Residentes de Benicàssim, socio de gobierno. Ese documento se presentó, a mediados de diciembre, al resto de grupos políticos para que también pudieran hacer sus aportaciones. El objetivo: que las cuentas municipales sumarán la sensibilidad de todos los grupos.

Ciudadanos tomó inmediatamente la iniciativa y presentó una batería de propuestas sensatas que se incorporaron casi en su totalidad. El resto de grupos optó por ejercer una política demagógica, anticuada e inmovilista de quejarse de todo, pero no poner solución. Como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer. Las propuestas de Compromís, Podemos y los socialistas llegaron tarde y mal. Pero, lo peor de todo fue el contenido. El total del modificado que pedían Compromís y Podemos, no pasaba de los ciento y poco mil euros. Pero es que la propuesta socialista, apenas eran 88.000 euros y con un fallo aritmético. Eso significa que en un 99,4% de los presupuestos, todos estaban de acuerdo. Lo cual puede significar, dos cosas: o que para la oposición nuestras cuentas son perfectas, o ellos, a pesar de enarbolarse como los del cambio, son tan absurdos que no tienen ni suficientes propuestas para ofrecer una alternativa.

Yo me declinó por la primera y les diré porque. Porque el PP, desde que asumió el gobierno en 2011, ha conseguido reducir la deuda que dejó el tripartito de 17 millones a casi cero. Porque hemos devuelvo la actividad y la economía turística a un municipio que habían enterrado en vida y porque hemos cumplido nuestros compromisos. En definitiva, como cantará Carmona, obras son amores.

*Alcaldessa de Benicàssim