Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

riesgos de carácter débil

JOSEP MARIA ESPIN€SJOSEP MARIA ESPIN€S
23/05/2005

 

Si simplificamos los tipos humanos, podríamos hablar de los carácteres fuertes y de los carácteres débiles. Generalmente, los carácteres débiles suelen despertar más comprensión, más instinto de ayuda --y si conviene de perdón, más simpatía--, la que es natural sentir por los desvalidos. De los débiles se dice, incluso, que "no tienen carácter".

No quisiera escandalizar a nadie, pero los que tienen un carácter flojo, los débiles, pueden ser unas personas más peligrosas que los demás.

Precisamente porque su condición les aflige --débil, lamentable, afligido son conceptos vinculados etimológicamente a debilidad y a llorar--, los carácteres débiles pueden elegir caminos erróneos para superarse. Los expertos saben que una persona mala esconde a menudo un carácter frágil. Para negar esta fragilidad íntima es capaz de gestos violentos, actuaciones agresivas o malintencionadas. Para huir de su debilidad pueden tener el instinto de herir, de hacer daño. En una medida mezquina o con una persistencia ambiciosa.

Los carácteres fuertes, por lo contrario --en el sentido de naturalmente consolidados, seguro de ellos mismos--, no es extraño que pertenezcan la mayoría de las veces a buenas personas. Es evidente que hablo en un sentido general, porque las excepciones y patologías pueden encontrarse en todas partes. Pero quizá los niños y las niñas nos podrían dar una pista. Mientras se "saben débiles" crean conflictos, pero cuando psíquicamente se fortalecen acostumbran a ser más buenos, más respetuosos.

Hay quien encuentra en la debilidad de carácter una perfecta coartada. Desde la debilidad --"pobrecito"-- que los demás le reconocen, puede actuar casi siempre destructivamente. Un sabio lo dijo con una frase un poco complicada, aunque la idea es clara: "La debilidad llega a ser de vez en cuando tanto o más violenta y cruel que la voluntad enérgica y segura de sí misma".

La maldad de algunos poderosos es conocida. No se dice tanto que algunos carácteres débiles tienen una extraña capacidad para hacer daño.

 

Última hora
Entra y participa con tu firma
Pulsa aquí