+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

El ‘tasazo’ del PP

 

Merche Galí Merche Galí
09/03/2018

Conocen todos los significados de la palabra tasazo? El PP intenta imponer solo uno, pero el término no se inventó por la subida de la basura en el 2015. Ya existía cuando su nefasta gestión nos llevó a los tribunales y perdimos 8,1 millones de euros de un presupuesto anual (casi un tercio del dinero del Ayuntamiento para un año), para pagar las expropiaciones irregulares de la avenida Generalitat. Y entonces decidieron apretarnos el cinturón.

Así en el 2015 heredamos una deuda del PP de 7,3 millones que ahora es de 3,2. ¿Para quedar bien? No, para pagar menos intereses, por ejemplo los de la avenida Generalitat. De esa gestión basura no hablan. Ni de los 90.000 euros que destinaron a inversiones en el 2013, el «pico» de los más de 1,6 millones de este año. ¿Y qué ocurre cuando se fulminan las inversiones? Que las aceras acumulan años sin renovar y escalones (que vamos eliminando), que no había ni una fuente (ya están activas en Santa Teresa, Santa Isabel...), ni mantenimiento de bombas de agua de la playa, ni desfibriladores, ni parque de educación vial, sino un auditori de Boqueras y su entorno abandonados.

Ni qué decir de abrir Darremur Orgànic, programar ópera, renovar los parques, llevar actividades a la playa, restaurar Santa Quitèria... De eso no había nada. ¿Y hubo tasazo para los vecinos? Sí, en forma de servicios públicos recortados: un contrato de limpieza de 315.000 euros en el 2011 frente a los 467.000 euros del de noviembre. ¿Para qué tasazo pudiendo dejar la ciudad hecha un asco a base de tijeretazos a los contratos? ¿O es que la basura empezó a proliferar porque sí al día siguiente del cambio de gobierno? Su tasazo llegó con abonos anuales de la piscina de 350 euros (ahora 199) o conciertos de fiestas previo pago de entrada. Son los que eliminaron un aula del Santa Quitèria juntando a alumnos de diferentes edades en una clase y que inventaron los barracones porque el Consell no tenía dinero para construir el Regina pero sí para edificar el Ayuntamiento. Los que les intentan colar que la obra está parada por nuestra culpa y no porque la empresa incumpliera un contrato que en breve saldrá de nuevo a concurso.

*Alcaldesa de Almassora