+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El teatro de la mano dura

 

Reducir «en lo posible a cero» la inmigración ilegal a la Unión Europea. Esa es la intención de los ministros del Interior de Alemania, Austria e Italia, reunidos antes del Consejo de Ministros de Justicia e Interior comunitarios celebrada en Innsbruck. Se trata de «poner orden», afirmaron. De «enviar el mensaje claro de que en el futuro deberá ser imposible pisar suelo europeo». Sin duda, una notable exhibición de contundencia que topa con la tozudez de la realidad que vivimos a diario.

No hay ultimátum que valga para la persona que está dispuesta a poner en riesgo su vida y, aún peor, la de sus hijos en un desesperado viaje para llegar a Europa. Basta contrastar la firmeza de los ministros Seehofer, Kicki y Salvini con los últimos datos de Médicos sin Fronteras: más de 600 inmigrantes han muerto en las últimas cuatro semanas en aguas del Mediterráneo. Alemania, Austria e Italia saben que no es posible levantar un muro que aísle a Europa, pero sí lo es alzarlo entre los inmigrantes y la mirada del ciudadano europeo. La gesticulación de la mano dura alimenta la deshumanización de los inmigrantes, los culpabiliza de su huida y les condena, aún más, a la marginalidad. Una espiral que incrementa los conflictos sociales y, al fin, se traduce en más votos para la derecha más conservadora y para la ultraderecha. Precisamente, las posiciones lideradas por los tres ministros del pacto. Frente a la gesticulación de la mano dura se necesita desarrollar alternativas que, desde los valores europeos, aporten soluciones reales y dignas.

Buscar tiempo en otra localidad