+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Una exposición permite vivir en primera persona los efectos del cambio climático

La experiencia inmersiva The Zone of Hope busca concienciar al público de que otro futuro aún es posible

 

La experiencia The Zone of Hope. - THE ZONE OF HOPE

ANTON ROSA
19/01/2018

Trasladarse a una Barcelona asolada por los efectos del cambio climático es la propuesta de la exposición The Zone of Hope (la zona de la esperanza). De la mano de Violeta, una niña que nace en el 2018, el visitante podrá vivir en primera persona cómo el calentamiento global del planeta afecta a la protagonista en tres escenarios y etapas diferentes de su vida. El objetivo de la experiencia que ha organizado Aigües de Barcelona con la colaboración de Mediapro en el Reial Cercle Artístic de Barcelona es concienciar al público de que otro futuro para la Tierra todavía es posible y de que cambiar el rumbo está en nuestras manos.

La exposición utiliza sistemas de realidad virtual de última generación para generar un entorno immersive extreme (inmersión extrema), que sitúa al espectador en un futuro distópico en tres dimensiones. El equipamiento que permite la experiencia está formado, entre otros, por unas gafas de realidad virtual y unos sensores en manos y pies.

El recorrido virtual empieza en una cueva glaciar del Ártico en el 2038, donde el visitante será testigo del deshielo provocado por el calentamiento. Sus efectos se podrán presenciar tres décadas más tarde en la segunda parada de la experiencia, que muestra la plaza de España de Barcelona azotada por las inundaciones y por donde en vez de coches circulan lanchas. El último escenario es un paraje desértico ubicado donde solía descansar el embalse de La Baells del río Llobregat en el 2093.

La experiencia concluye con una pieza audiovisual que recoge el testimonio de varias personalidades internacionales como Barack Obama, Al Gore o el Dalai Lama para intentar mandar un último mensaje de esperanza y de necesidad de cambio.

Precisamente para incentivar el compromiso de los visitantes con el medioambiente, un panel interactivo se cruza en el camino antes de abandonar la exposición para invitar al público a comprometerse con los efectos del cambio climático. Utilizar la bicicleta o el transporte público o reducir considerablemente el volumen de residuos y de consumo de energía son algunas de las pequeñas acciones que propone la iniciativa, que estarará abierta al público de lunes a domingo de 10 a 19:30h y hasta el 20 de enero de 2019. La entrada es gratuita para clientes de Agbar y para poder asistir es necesario reservar horario con un mínimo de 24 horas de antelación y ser un grupo de máximo cuatro personas.