+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un muro a lo Trump contra las pizzas voladoras de la casa de 'Breaking Bad'

Los actuales propietarios están cansados de que los fans de la serie emulen una mítica escena de Walter White

 

Walter White recoge la pizza sobre el tejado, durante el capítulo A Horse With No Name (Caballo sin nombre) de la tercera temporada. - PERIODICO (AMC)

EL PERIÓDICO
12/10/2017

Hace cuatro años que se emitió la quinta y última temporada de la exitosa serie 'Breaking Bad' (AMC) -9,5 sobre 10 en el 'ranking' IMDB- y la casa donde se rodaron las aventuras de Walter White (Bryan Cranston) sigue siendo lugar de peregrinación para cientos de turistas y fans de la historia del profesor de química con cáncer reconvertido en 'cocinero' de metanfetamina.

Pero el problema no son las visitas y curiosos que se acercan hasta Albuquerque (Nuevo México), sino los vándalos que quieren emular una famosa escena en la que el protagonista lanza una pizza y por casualidad acaba en el tejado de la planta baja unifamiliar. Aquello ocurría en la tercera temporada, en el episodio 'A Horse With No Name' ('Caballo sin nombre'). El protagonista, luego, tenía que subirse con una escalera a retirar el estropicio.

SOLUCIÓN INSPIRADA EN TRUMP

Los actuales propietarios de la vivienda, hartos de las pizzas voladoras, han ideado una solución inspirada en polémico muro de Donald Trump. Están colocando alrededor de la propiedad una valla enorme de hierro forjado. Algunos medios locales han dado cuenta de ello. 

Los propietarios de la casa se quejan de las visitas de fin de semana, porque se llevan hasta las piedras del jardín de la entreada y porque a veces piden a los inquilinos que se aparten de la fachada con tal de sacar una buena foto del icónico escenario.

Ya en el 2015, el propio director de la serie, Vince Gilligan, hizo un llamamiento para que los fans dejanse de lanzar masas redondas con tomate, queso y pepperoni. Puede que ahora se acabe con la costumbre.