+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA LUCHA CONTRA LA LACRA

El Poder Judicial se plantea al fin ampliar el concepto de violencia machista

Las estadísticas del Observatorio incluirían también la muertes de prostitutas y víctimas de violación. Las cifras oficiales sólo recogen a la mujeres que sufren el maltrato por parte de sus parejas o exparejas

 

José Enrique Abuín, presunto asesino de Diana Quer trasladado por efectivos de la UCO. - LAVANDEIRA JR (EFE)

MANUEL VILASERÓ
31/01/2018

“María Elisabet fue asesinada en Barajas el pasado lunes pero no entrará a formar parte de lista de las víctimas de violencia machista porque era prostituta. ¿Ha dado usted ministra ya la orden a la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género para que las víctimas del machismo se contabilicen aunque no lo sean a manos de sus parejas o exparejas como prevé el convenio de Estambul y se acordó en el pacto de Estado?”

Con esta pregunta dirigida a la ministra de Sanidad e Igualdad, Dolors Monserrat, ha prácticamente empezado su intervención en la comisión de Igualdad la diputada socialista Ángeles Álvarez. Se trata de una medida que requiere, en principio, solo eso, tomar una decisión y dar una orden. Ni un cambio legislativo ni una nueva dotación presupuestaria. 

La ministra no ha respondido pero poco después, el Observatorio Contra la  Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha anunciado que este jueves abordará la cuestión y por la tarde anunciará el acuerdo adoptado.

Una larga lista de casos
El caso de María Elisabet, de 32 años, era solo el último de una larga lista. Su agresor, de 57 años, era un cliente que acaba de conocerla esa noche y que la mató arrojándola por la ventana. Al no ser pareja o expareja no figura en las estadísticas de violencia machista, pese a que desde hace años prácticamente todos los organismos internacionales de derechos humanos, empezando por las Naciones Unidas, coinciden en que una mujer que ha sido agredida por el simple hecho de ser mujer, deberá ser considerada como víctima de violencia de género en todos los casos.

Como María Elisabet, ni Diana Quer, ni la víctima de la Manada en los Sanfermines del 2016 pendiente de la sentencia, ni la prostituta Yingying, asesinada el pasado diciembre en el barrio del Raval de Barcelona, han pasado a formar parte de la siniestra lista. Es muy probable que el Poder Judicial acabe finalmente con esta laguna de las estadísticas oficiales.