Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

LA CRISIS MIGRATORIA

Los refugiados claman por una integración más ágil y digna

"Queremos participar de la ciudadanía y dejar de ser una carga social", pide una de las afectadas

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
15/02/2017

 

Dicen que no basta con el gesto, que son las acciones las que determinan la calidad de una voluntad. Por eso dudan de que Catalunya, como asegura el Govern, sea capaz de albergar a 4.500 refugiados. Ahora son 471 los que están en tierras catalanas, y según el testimonio de los solicitantes de asilo que este miércoles han compartido su experiencia, bajo elparaguas de varias entidades, la integración no es la adecuada.


El programa estatal de acogida (es el Ministerio de Empleo y Seguridad Social quien tiene las competencias) contempla tres fases. La primera, de entre seis y nueve meses, deja en manos de oenegésla manutención y el cuidado de los refugiados, así como ayudarles en la adquisición de las habilidades para facilitar una vida independiente a la salida del centro. En la segunda, también de medio año prorrogable a 11 meses, se incluye la posibilidad de obtener un permiso de trabajo y prevé el alquiler de pisos bajofinanciación del mismo programa. La tercera es la salida del túnel, la autonomía absoluta con ayudas puntuales y esporádicas de la Administración. En total, el apoyo pude alargarse entre 18 y 24 meses, según la vulnerabilidad del caso.

MALA GESTIÓN DEL PLAN
Los refugiados que han aportado su experiencia denunciandescoordinación, ineficacia, trato deficiente y poca coordinación. Se quejan de que la sociedad no conoce las características de la tarjeta roja que se les entrega a partir de los seis meses de estancia en nuestro país, si se admite a trámite su solicitud de asilo. Les permite acceder al mercado laboral, algo que ellos consideran que debería suceder mucho antes para facilitar su autonomía. Y también su autoestima. como la de Luis Lázaro, colombiano que tuvo que marcharse de Colombia por suorientación sexual.

Este joven de 27 años tiene estudios de Administración de Empresas y llegó hace un año. Cuenta que podrá empezar a buscar empleo el 9 de marzo y que ha estado un año "sin poder hacer nada". Vive en la Casa Bloc de Sant Andreu, en Barcelona, junto a su madre, que vino hace cuatro meses porque la presión siguió a pesar de que su hijo ya estaba en España. "Tuve que cerrar mi restaurante y dejarlo todo", dice. Lázaro sostiene que no ha recibido el mismo trato que una persona heterosexual, incluso, sin aportar detalles, explica que ha recibido "malos tratos verbales por parte de trabajadores sociales que son homófobos y machistas".

DEJAR DE SER UNA CARGA
Alejandra Guillén, también latinoamericana, ingeniera industrial, comparte los problemas para abrir una cuenta en un banco, para conseguir una línea de teléfono. Y, sobre todo, para conseguir una vivienda. "Lo peor es no saber qué será de nosotros. Lo que queremos es participar de la ciudadaníay dejar de ser una carga social". Reclama que el Estado informe a todas las instituciones públicas sobre la tarjeta roja, ya que sucede, dice, que en ocasiones una administración te niega un trámite porque no sabe qué es ese documento.

Entre las medidas que plantea esta plataforma, que el permiso de trabajo se consiga en la primera fase, que se mejoren los recursos de traducción para refugiados de habla no hispana, que se revisen los protocolos en las casas de acogida para promover unacompañamiento adecuado y que se cree la figura de unobservador independiente al que los asilados puedan hacer llegar sus inquietudes. 

Última hora