+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

riesgo para la seguridad vial

Tres atropellos más de jabalís en la provincia

Arrollan cerdos salvajes en Orpesa, Sant Mateu y Cabanes

 

Los jabalís siguen siendo una plaga cerca de las áreas urbanas. - MEDITERRÁNEO

V. C.
09/07/2018

Nueva presencia de jabalís en la provincia. En la noche del pasado sábado, y en el plazo de dos horas, tres vehículos atropellaban a otros tantos ejemplares de cerdos salvajes con el consiguiente peligro en lo que se ha convertido ya en riesgo extremo para la seguridad vial en las carreteras de la provincia de Castellón.

El primero de los atropellos ocurría sobre las 22.30 horas en el kilómetro 1,900, termino municipal de Orpesa. El conductor de un coche se vio sorprendido ante la aparición de un jabalí cruzando la carretera y, sin tiempo para reaccionar, golpeó al animal que, malherido, huyó rapidamente hasta la cuneta.

Dos horas después, otro conductor vivía una situación similar. Esta vez en el kilómetro 73,50 de la CV-10, a su paso por el término municipal de Sant Mateu, y cinco minutos más tarde de este incidente, se repetía un accidente parecido también la CV-10, pero en el kilómetro 41, término municipal de Cabanes.

Una invasión de jabalís que no es nueva, pero el problema ha ido a más en los últimos años. Cada vez es más frecuente encontrar ejemplares de cerdos salvajes cerca de los cascos urbanos de las ciudades buscando comida.

Se les ha visto pasear tranquilamente por la Marjal de Peñíscola, la urbanización La Parreta, muy cerca del Desert de Les Palmes, en Benicàssim, o en la playa del Pinar en Castellón.

Incluso la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ha reconocido en varias ocasiones que el jabalí es una plaga y ha activado medidas para atajar la superpoblación. Aunque no hay una estadística oficial, se estima que en la provincia existen entre 20.000 y 25.000 jabalís. De hecho, se trata de un animal que no tiene depredadores naturales y que se reproduce con muchísima facilidad. Ante los problemas de superpoblación, suele salir de su hábitat normal para buscar todo tipo de alimentos.

Pese a que los agricultores llevan un par de años denunciado los daños que estos animales causan en los cultivos, el problema sigue sin estar resuelto. Incluso se han realizado batidas autorizadas de caza, pero no han resuelto el problema.