+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

exposición sobre la memoria histórica

El Alt Maestrat resuelve los enigmas de los bombardeos de la guerra civil

Óscar Vives, vecino de Benassal, descubre los motivos 74 años después. En 1938 el ejército alemán bombardeó parte de la provincia para realizar pruebas

 

Óscar Vives, uno de los organizadores. - MEDITERRÁNEO

En la muestra se pueden observar imágenes inéditas. - MEDITERRÁNEO

ANDRÉS PASCUAL
16/08/2012

Han pasado casi 75 años desde la guerra civil, pero siguen apareciendo historias sorprendentes. La última de ellas está relacionada con cuatro pueblos de la provincia, Benassal, Albocàsser, Ares y Vilar de Canes.

En mayo de 1938, la legión Cóndor bombardeó estas localidades del Alt Maestrat, aunque no se sabían muy bien las razones. Este enigma habían permanecido oculto hasta que Óscar Vives, profesor de Física de la Universitat de València, encontró por casualidad unos datos del bombardeo. “Soy de Benassal, y tenía conocimiento de ello, pero no se sabían las razones. Un día, en un libro de historia encontré fotografías de los hechos y las investigué”, relata Vives, que acudió al archivo militar de Freiburg para recopilar un informe que contenía 67 páginas y 66 fotografías.

DESCUBRIMIENTO // Allí, y estudiando los documentos, vio que aquellos actos atroces se debían a que el ejército alemán quería comprobar los efectos del nuevo avión de bombardeo en picado, Junkers 87A, que podía fijar el impacto de bombas de 500 kilos en un área de menos de 5 m2. Sin embargo, como dice este profesor, “estoy seguro que ni las tropas franquistas ni las republicanas tenían constancia de ello”.

Ahora, gracias a Vives y al Grupo de Recuperación de la Memoria del Siglo XX de Benassal, esta documentación se puede apreciar en la exposición Experimentos de la legión Cóndor en el Alt Maestrat, 1938, y que recorre los pueblos protagonistas. Se pueden apreciar fotografías (tanto desde 3.000 metros de altura, como a pie) de las localidades antes, durante y después del bombardeo. En estos momentos, la muestra está en Albocàsser, aunque el domingo se trasladará a Ares.

“Estoy contento del descubrimiento, porque es importante para nuestro pueblo”, afirma Vives, quien añade que “como el año que viene se cumplirán 75 años, estamos trabajando para ampliar la exposición y llevarla por toda la provincia”. H