+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN EL MARCO DEL PLAN DE ADECUACIÓN DE LAS ENTRADAS A LA CIUDAD

La iluminación culmina la mejora de la rotonda de acceso desde Burriana

Previamente se derribó una nave que quedó sin acabar y se amplió la glorieta. La intervención supone una inversión de 11.000 euros prevista ya en el 2017

 

El objetivo de la intervención, con la instalación de la iluminación, ha sido dignificar la entrada este a la ciudad. - CARDA / MEDITERRÁNEO

El objetivo de la intervención, con la instalación de la iluminación, ha sido dignificar la entrada este a la ciudad. - CARDA / MEDITERRÁNEO

R. D.
02/01/2018

El Ayuntamiento de Vila-real, a través de la Concejalía de Territorio, ha culminado el proyecto de mejora de la rotonda de acceso a la ciudad desde la carretera de Burriana (CV-185), con la instalación de la nueva iluminación de esta glorieta y su entorno.

El proyecto, incluido en el presupuesto municipal del 2017 y que ha supuesto una inversión de 11.000 euros, tiene como objetivos principales aumentar la seguridad en la zona --tanto del tráfico rodado como de los peatones que circulan por este espacio, básicamente, para trasladarse al Hospital de la Plana-- y dignificar la entrada este de la ciudad, una de las que presentaba años atrás un aspecto más descuidado.

EL PROCESO URBANÍSTICO // «Cuando llegamos al gobierno municipal, en el año 2011, lo único que había en esta zona era el esqueleto de un edificio sin acabar fruto del fiasco inmobiliario, y una pequeña glorieta, del todo insuficiente para un acceso urbano que regula el tráfico procedente de dos carreteras, la CV-185 y la N-340, además de ser la entrada a servicios de referencia como el Hospital de la Plana o la Ciudad Deportiva Pamesa», asegura el edil del área, Emilio Obiol.

El máximo responsable del departamento de Territorio asevera que las gestiones de la oficina de urbanismo «lograron, en un primer momento, el derribo del esqueleto inmobiliario y la ampliación y urbanización de la rotonda a prácticamente el doble de sus dimensiones iniciales, a cargo de la estación de servicio construida en su lugar. En una segunda fase, se gestionó también el embellecimiento del entorno, que se incluyó en el plan de urbanización de la Ciudad Deportiva Pamesa y que acabó con la colocación de un monolito de cinco cubos confeccionados en trencadís que dan forma el nombre de Vila-real y, de nuevo, acometidos sin coste alguno para la ciudad»

«Y, ahora, además, este monolito y la rotonda cuentan con puntos de luz, que dignifican este acceso a Vila-real, además de incrementar la seguridad viaria», concluye Obiol. La intervención se incluye en el plan de accesos impulsado por Territorio desde el 2011 para el embellecimiento de las entradas a la ciudad.