+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FESTES DE LA MARE DE DÉU DE GRÀCIA

Las peñas tiran de imaginación para abordar los últimos días de fiestas

Los peñistas se caracterizaron de mandos de televisión o personajes de cine y series televisivas. Cientos de vecinos aportan color y originalidad por las calles de la ciudad en el día de disfraces

 

El buen rollo fue la característica de esta cita del último viernes festivo. - GABRIEL BOIA

Cientos fueron los vecinos que optaron por ataviarse con las más variadas vestimentas para participar en la cena organizada por la Comissió de Penyes. - GABRIEL BOIA

JOSEP CARDA
09/09/2017

Cientos fueron ayer los vila-realenses que apostaron por echar mano de la imaginación y salieron a la calle haciendo gala de una destacada originalidad en la tradicional jornada de disfraces.

Y es que, a las alrededor de 1.200 personas que se dieron cita en la plaza Major, respondiendo a la cena organizada por la Comissió de Penyes, se sumaron muchos colectivos que no forman parte de esta organización festiva --que se cifran en unos 400-- la mayor parte de los cuales siguieron la tradición de disfrazarse el último viernes de las fiestas patronales de la Mare de Déu de Gràcia. Aunque cenaron en sus propios casal, posteriormente, salieron para compartir la llamativa celebración con otros.

El color no faltó en los divertidos y variados vestidos con los que los peñistas se caracterizaron de tiroleses celebrando la Oktober Fest (El Garbonet); de piratas y flamencos (Ara Sí que Sí); mandos de televisión (Desbarat); ninjas y samurais (Desquici); o personajes de cine y televisión, como los Picapiedra (L’Estraperlo).

Tampoco faltaron los disfraces de unicornios, vikingos, brujas, monjas y sacerdotes o los personajes más dispares de series de éxito como Juego de Tronos; o los míticos de Lucky Luke.

ALCALDE ‘HIPPY’ // El alcalde de Vila-real, José Benlloch, no dudó en meterse de lleno en la fiesta de los disfraces y, junto a los integrantes de la peña Vermelló, se caracterizó de hippy y disfrutó al máximo de la celebración.

Y es que la de anoche fue una de las veladas más divertidas y a la vez transgresoras de los festejos patronales de la Mare de Déu de Gràcia que, además, estuvo amenizada por un buen número de actividades musicales, repartidas por diferentes calles, especialmente de la zona centro. Fue el caso del Festival Touché, en la plaza Major; la discomóvil de la peña Feixuc, en la calle Zumalacárregui; o la actuación de la orquesta Supermagic, de la Beu i Fuig, en la calle Salvador.

Y el espectáculo de vacas enfundadas puso la guindilla a la antepenúltima jornada festiva.