+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DENTRO DE LAS ACTIVIDADES EN EL MERCAT CENTRAL

Trampantojos para alucinar en Vila-real

Alumnos del curso de cocina del programa 'T'Avalem' realizan los talleres

 

JOSEP CARDA 09/03/2018

Churros con chocolate, tomatitos, pan, fuet y capuchino. Estos fueron los platos y manjares elaborados ayer en el recinto del Mercat Central por dos de los alumnos del taller de cocina que se lleva a cabo en el marco del programa T’Avalem.

A simple vista eran elaboraciones de los más normales. Pero no fue así. Se trataba de los conocidos en los ámbitos culinarios y gastronómicos como los trampantojos que, como define el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), son «trampas o ilusiones con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es». Una iniciativa que resultó ser todo un juego para los clientes del mercado, que saboreaban algo que en boca en nada se asemejaba a lo que veían.

Como explicó a Mediterráneo la profesora del curso, Laura Lluch, el tomatito se creó en base a mousse de queso recubierto con gelatina de fresa; el pan era bizcocho de sifón; el fuet, de chocolate con galleta; los churros estaban hechos de patata y el chocolate para mojar era crema de botifarra; y el capuchino, crema de setas con espuma de queso.

Una serie de elaboraciones a las que, bajo la tutorización de Lluch, dieron forma Aida y Diego, dos de los alumnos del ciclo de cocina de T’Avalem, en el que también participan Isabel, Pedro, Lourdes, Rocío y Sergio. «Entre los beneficiarios de la iniciativa, que además de formarse tienen un salario como trabajadores del Ayuntamiento, los hay que han llegado con nociones culinarias, pero otros no sabían ni coger un cuchillo», afirmó la docente.

En cualquier caso, entre los estudiantes del cursillo --al finalizarlo reciben dos certificados que les pueden abrir oportunidades laborales en el sector-- crece el sentimiento de satisfacción por los resultados que día a día se plasman en realidades. De hecho, hay bares y restaurantes interesados en valorar la posibilidad de contratar a algunos de los jóvenes de 19 a 25 años que se forman con clases teóricas y prácticas en el centro María de Luna. El de ayer fue el último de los talleres que los estudiantes realizan en el Mercat Central antes de concluir su formación, a finales del próximo mes de mayo. En este ciclo no han faltado los de elaboración de tapas creativas, arroces y postres navideños.