+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

finalizan los espectáculos de bous al carrer en la semana de la mare de déu de gràcia

Un último astado de gran nivel pone fin a una exitosa semana taurina

La Comissió del Bou hace buen balance y destaca el nivel organizativo en el encierro de embolados. ‘Estabilizado’, de Guadalest, ofrece mucho juego a los ‘rodaors’ y permite disfrutar a los aficionados

 

Los rodaors pudieron lucirse con los animales de Guadalest y Manuel Caro Andrade. - GABRIEL BOIA

La afición lo pasó en grande en la tarde de toros. - GABRIEL BOIA

XAVI PRERA
10/09/2017

Vila-real redondeó ayer una semana taurina muy satisfactoria, con una última tarde que dejó muy buen sabor de boca entre unos aficionados que, una vez más, llenaron la vila, pese a la amenaza de lluvia. Finalmente, ni la climatología, ni el hecho de que ayer hubiera espectáculos taurinos en muchos municipios de la provincia empañaron la jornada.

El primer toro exhibido, de nombre Altas-Nubes y de la ganadería de Manolo Caro Andrade, se comportó de forma mansa y dio poco juego a los rodaors. Ni la música de la charanga local Vaka Lenta conseguía animar a quienes buscaban, sin suerte, que el animal mejorara su movilidad.

Lo mejor de la jornada fue el segundo. Estabilizado, de la ganadería de Guadalest y patrocinado por la Junta de Festes, también salió frío, pero se entonó conforme avanzaba la tarde. Se movió por el recinto con agilidad, pero fue en la arena cercana al corro donde se vieron los mejores quiebros. Fue el momento del vila-realense Matamoros, de El Pulga de Onda, de Eric o de un ovacionado Gerard del Grao. Mención aparte mereció el almazorense Patricio, que volvió a deleitar al público quebrando al toro jersey en mano.

El astado de Guadalest era muy esperado por los aficionados al bou per la vila, pues los animales de este hierro extremeño dan, en los últimos tiempos, buenos resultados en exhibiciones callejeras. El toro no defraudó, para regocijo de unas peñas muy festeras que apuraban la última jornada taurina de la semana de fiestas en honor a la Mare de Déu de Gràcia.

BALANCE SEMANAL // Tanto los aficionados consultados por este diario, como el presidente de la Comissió del Bou, Pascual Safont, coincidieron en hacer un «muy buen balance» de los actos de los últimos días, que comenzaron con la presentación de animales de una ganadería muy cotizada en las plazas españolas, como Las Ramblas. Safont destacó que «los diferentes espectáculos se han desarrollado sin incidentes de gravedad», y puso el acento en el encierro de toros embolados. «Todo salió como esperábamos y para nosotros es una gran noticia que se reconozca nuestra labor, muchas veces oscura, y que la Generalitat quiera que el modelo de Vila-real sirva para elaborar el decreto que debe regular este tipo de eventos el año próximo».

Para el responsable de la Comissió del Bou, que durante toda la semana ha trabajado para garantizar la seguridad en el recinto de la vila retirando a aquellos que no se encontraban en condiciones, «la mayoría de astados han demostrado buena presencia y comportamiento, y los aficionados han disfrutado mucho».

MÚSICA PARA ACABAR // En la última noche festiva, los vecinos de Vila-real pudieron elegir entre una gran variedad de espectáculos musicales, entre los que destacó la actuación de Funambulista y las discomóviles y actuaciones de pinchadiscos organizadas por peñas como Xumbà, El Garbonet o Capçots.