El Gobierno de Pedro Sánchez se ha desentendido del estado de conservación y seguridad del puente de la CV-240 que a su paso por Barracas es un corredor no solo para el tráfico sino también para peatones. El estado en el que se encuentra este paso ha llevado al alcalde de esta población, Antonio Salvador, a reclamar inversión para mejorar la infraestructura, que el Gobierno ha negado desde Madrid asegurando que no es de su competencia.

Lo ha hecho en respuesta a una pregunta formulada por el diputado en la Cámara Baja Óscar Clavell, que el pasado febrero registraba por escrito una consulta a la mesa del Congreso con el objetivo “de responder a las necesidades de un alcalde de nuestra provincia desesperado por la inacción de quien gobierna”. Y la resolución ha sido meridiana: “La carretera CV-240 es de titularidad autonómica, por tanto, es competencia del titular de la misma la mejora de las barreras de contención que se indican”.

“Sánchez de nuevo echa balones fuera y señala a Ximo Puig como responsable. Y ahora lo que exigimos es que el Consell actúe porque es su jefe de filas el que le señala como competente en la materia”. En Barracas, señala el alcalde, “solo queremos una solución, puesto que esta infraestructura presenta graves deficiencias que merecen ser atendidas”. Una solución que si desde el Consell se ningunea, debe ser atendida por la Diputación en última instancia.

Cabe señalar que el puente de la CV-240 conecta dos sectores de la población y además de paso para vehículos es un corredor peatonal “en toda regla”. “La barandilla se encuentra en mal estado y lo que pedimos es inversión para garantizar la seguridad en un trazado que sobrevuela la vía del tren”. Asimismo, “pedimos que se habilite un circuito peatonal reservado para los viandantes que evite riesgos porque ahora los peatones se ven obligados a utilizar la calzada”. En definitiva, “soluciones para un pueblo como Barracas que dispone de pocos recursos pero cuya población merece todas las inversiones y servicios”, ha considerado su alcalde.