El turno

Convidada de piedra

Juan Fuster

Burriana acudió este lunes a Madrid para definir con Costas el futuro inmediato de nuestro litoral. Un futuro que hoy sigue siendo incierto.

Mientras otras localidades obtuvieron el compromiso firme del Gobierno de España para invertir en sus playas, Burriana volvió a pasar, una vez más, la mano por la pared.

Nuestra alcaldesa fue la convidada de piedra. Presente, pero ausente. La muda y ciega que nada reclama porque carece de proyecto que guíe nuestros pasos.

Y esta debilidad manifiesta, esta incapacidad superlativa para exigir y luchar por las inversiones que por justicia merece nuestra costa es la que nos lleva a la deriva.

Los vecinos de la Serratella bien saben de lo que hablo. Más de tres años de promesas incumplidas y un Plan Especial de la Marjal, el que encargamos durante nuestra etapa de gobierno, que el PSPV dejó caducar el pasado 22 de mayo de 2017 en una muestra de desidia absoluta.

Porque ir a Madrid con la obligación de arañar inversiones para tus playas y volver con las manos vacías dice mucho de quien nos gobierna. Ya lo demostraron con la pérdida de 16.600 metros cuadrados del Arenal, donde la alcaldesa fue incapaz siquiera de descolgar el teléfono para reivindicar que ese patrimonio no pasara a manos privadas. Ya se constató hace dos años cuando el Consell decidió por Burriana en la convocatoria del Arenal Sound.

UNA ALCALDESA relegada por Ximo Puig que hurtó a nuestra ciudad el poder de decisión en una muestra inaudita de debilidad extrema y falta de autoridad.

Y ahora lo hemos vuelto a constatar. Porque el PSPV ni tiene proyecto ni modelo para Burriana. Somos el último de la fila. El que cierra el pregón. El que recoge las migajas que otros no quieren. Paga Burriana.

*Portavoz del PP en Burriana

Outbrain