Desde la secretaría autonómica de Seguridad y Emergencias confirmaron ayer que, a día de hoy, tienen constancia de que cuatro municipios de la provincia de Castellón lo tienen todo preparado para garantizar el regreso de los toros a las calles en octubre. Serán, por este orden, Almassora, Moncofa, la Vall d’Uixó y Onda, aunque no se descarta que puedan incorporarse nuevos nombres al listado a partir del momento en que la Conselleria de Sanitat dé el ansiado sí y autorice exhibiciones en recintos tradicionales a partir del 27 de septiembre.

Fue el propio secretario autonómico, José María Ángel, quien ayer confirmaba que el día 9 de octubre, si no hay impedimento oficial, Almassora inaugurará la temporada de bous al carrer, seguida pocas horas después por la localidad de Moncofa.

Todavía no se sabe cuántos toros cerriles correrán por los recintos taurinos de los municipios mencionados, pero no serán pocos. Por poner solo un ejemplo, las fiestas patronales de la Sagrada Familia y el Santísimo Cristo de la Vall d’Uixó han confirmado que serán nueve, aunque han tenido que retrasar una semana su programación de actos taurinos, porque su intención inicial también situaba el popular Bou de Sant Josep en el sábado 9 de octubre.

Estreno en Almassora con el encierro

Los organizadores, ayuntamientos y comisiones, tienen avanzado tanto trabajo como las circunstancias permiten. Tal es el caso de Almassora, donde ya ha trascendido que se estrenarán con un encierro de Fuente Ymbro, como ya avanzó Mediterráneo. Aunque el sector está a expensas de una respuesta positiva de la Generalitat valenciana.

Las fechas ya están reservadas, si el día 9 toman la iniciativa Almassora y Moncofa, el día 16 serán Onda y la Vall d’Uixó los que se sumarán a ambos municipios, que repetirán con más exhibiciones esa misma jornada. El 20 de octubre la fiesta volverá a Onda y la Vall, así como el día 23, que sería el último confirmado oficialmente. Aunque, como ha podido saber este diario, la comisión de Sant Roc de la Vall también está en disposición de organizar bous al carrer, en ello están trabajando, lo que supondría que la provincia tendría actividad taurina hasta el 31 de octubre.

En la Federación de Peñas remarcan que, por el momento, «no hay nada seguro al 100 por 100»

Certezas de momento, en cualquier caso, hay las justas. Ya lo advertía ayer el presidente de la Federación de Peñas de la Comunitat Valenciana, Vicent Nogueroles, «no es seguro al 100 por 100» que se puedan exhibir toros en las calles porque, de momento, Sanitat y el Consell no se han pronunciado en ningún sentido.

Las impresiones tras el encuentro de hace unos días en el que se hizo entrega del protocolo propuesto para poder organizar festejos con garantías sanitarias, son buenas. Representantes del departamento que dirige Ana Barceló aseguraron que la intención de la consellera es defender personalmente en la próxima interdepartamental la incorporación de los bous al carrer en el decreto de medidas para frenar la pandemia que se hará público el día 27.

Hasta ese momento, salvo novedades, el interrogante está abierto y los organizadores a la expectativa, con todo listo para arrancar, cuando les dejen.

Vacunódromos en los recintos

En los próximos días, la Conselleria de Sanitat recibirá una nueva propuesta que le llegará desde el sector taurino. Como confirmó ayer el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, se quiere proponer la instalación de puntos de vacunación en los alrededores de las calles que integran los recintos taurinos durante los días de exhibiciones. La intención es que «las personas que no se han vacunado todavía contra el covid-19, puedan hacerlo» al acudir a los festejos.

Ángel explica que esta medida, que se toma de la mano de la Federación de Peñas de Bous al Carrer de la Comunitat Valenciana, es idéntica a la que ya se ha propuesto para los partidos de fútbol, por lo que desde el mundo del toro insisten en recibir el mismo trato que otros eventos públicos autorizados.