Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UNA VEINTENA DE LOCALIDADES ORGANIZA FESTEJOS

El 'boom' por el regreso de los 'bous al carrer' llega a diciembre

Arañuel y Llucena reabren las exhibiciones esta medianoche tras el parón por el covid y este sábado será el turno de Almassora y Moncofa

Llucena ultima el recinto para arrancar hoy el retorno de los 'bous al carrer', a partir de las doce de la noche, junto a Arañuel. Héctor Gozalbo

Llegó el día. Después de más de un año y medio sin ver toros por las calles de Castellón, esta medianoche se rompe por fin la larga sequía sin bous al carrer. Arañuel y Llucena tendrán el honor de reabrir el esperado ciclo taurino en la provincia y en la Comunitat, aunque el fervor y la expectación por recuperar los festejos hacen que cada vez más municipios se animen a ofrecer exhibiciones. Hasta el punto de que el calendario de actos se alarga ya hasta diciembre a lo largo y ancho de Castellón.

Técnicamente, por cinco minutos, Arañuel será el primero, ya que esta noche, a partir de las 00.00 horas, tres grupos de emboladores (Monosabio, Zucaina y Amigos del Mijares) harán lo propio con tres astados procedentes de la ganadería de la Espuela.

Mientras, en Llucena, una vez este jueves por la mañana comenzaran a montar los cadafales en la plaza de España, los festejos están previsto que empiecen a las 00.05 horas con una entrada de vaquillas al estilo lucenense y después, una suelta de las mismas reses. Una hora más tarde, habrá toro embolado. 

Al igual que en Arañuel, los actos se alargarán todo el fin de semana, aunque este sábado tendrá lugar el momento más simbólico y emotivo. Durante la tarde, como uno de los toros (del hierro de Arcadio Albarrán) que probarán para la noche ha sido adquirido en la finca de Sergio Centelles de Catí, en Llucena harán un minuto de silencio en homenaje a la figura de su padre, Guillermo, ganadero que falleció recientemente por la cornada de uno de sus novillos. 

Además, este sábado será el día en que dos nuevos municipios se unan a la fiesta y vuelvan a lucir por todo lo alto su pasión por el bou al carrer. Son los casos de Moncofa y de Almassora y su esperadísimo encierro, que promete llenar bares y restaurantes fruto de la enorme expectación que ha levantado este festejo, para el que prevén una asistencia multitudinaria de aficionados de rincones de toda España.

La próxima semana será el turno de otras plazas importantes como la Vall d’Uixó o Nules, con permiso de Onda, que acaparará buena parte del foco taurino con motivo de su esperada Fira.

Hasta seis toros cerriles en Araya

Dentro de los municipios que optan por acoger exhibiciones el último fin de semana de octubre, junto a Xert, Montán o Culla, llama la atención el caso de Araya, pedanía de l’Alcora que ofrecerá hasta seis cerriles.

Borriol y Altura ya han confirmado que esperarán a noviembre para que los toros vuelvan a sus calles. Rossell planea hacer lo propio en el reciento habilitado que tienen para ello al lado de la piscina, el Ayuntamiento de Sant Mateu tiene una reunión la próxima semana con la peña taurina para fijar el retorno de los bous (seguramente el 5 y 6 de diciembre) y Olocau, enmarcados en sus fiestas de Santa Lucía, es a día de hoy el último en anunciar una fecha oficial más tardía y recuperará sus festejos en el puente de diciembre. Segorbe, no obstante, prevé hacer toros en enero o febrero por San Antonio Abad y será de los primeros en dar a conocer que se esperará ya al 2022.

Compartir el artículo

stats