Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACCIDENTADA ÚLTIMA JORNADA TAURINA

Muere un hombre de la Vall por la cogida de un toro en la Fira d’Onda

Es el primer fallecido desde que se retomaron los ‘bous al carrer’ tras la pandemia del covid-19

Cogida del segundo toro de la tarde de la Fira d'Onda

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Cogida del segundo toro de la tarde de la Fira d'Onda Josep Carda

La fiesta de los bous al carrer están cargadas de caras y cruces. Y es que si la jornada taurina del viernes de la Fira de Onda fue la cara de estos festejos, con un encierro y una exhibición de ejemplares espectacular, la de ayer fue la cruz, por cuanto el segundo toro de la tarde, de la ganadería de Herederos de Hijos de Fernando Cuadri, protagonizó una cogida que, finalmente, resultó mortal.

Cientos de aficionados llegados de toda España se acercaron a Onda para disfrutar de un encierro con toros de Cuadri que resultó muy accidentado. ANTONIO CASADO

La fatalidad se cebó en un hombre de 55 años, vecino de la Vall d’Uixó, cuando el astado le embistió y lo levantó al aire, causándole una grave cornada en el muslo izquierdo, muy próxima a la ingle; a la vez que se golpeó fuertemente en la cabeza contra una pared y en el suelo, cayendo tendido y perdiendo el conocimiento.

La herida en el muslo le tocó la arteria femoral, lo que se tradujo en una importante pérdida de sangre. Tras ser atendido en un primer momento en la enfermería del recinto de la vila por el doctor Gustavo Traver y su equipo, el vecino de la Vall fue trasladado en una UCI móvil hasta el Hospital de la Plana. Fuentes sanitarias indicaron a Mediterráneo que el hombre entró en el centro hospitalario en parada cardiorrespiratoria y, pese a los esfuerzos, los facultativos no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Primer fallecido

Se trata del primer fallecido de la recién estrenada temporada de los festejos de los bous al carrer, después de casi dos años sin celebrarse este tipo de eventos a causa de la pandemia del covid-19.

Los 'rodaors' disfrutaron en Onda con la astucia de los toros de la ganadería de los Herederos de Hijos de Celestino Cuadri. ANTONIO CASADO

Como consecuencia de la cogida mortal, el Ayuntamiento emitió un comunicado en el que lamentaba lo ocurrido e informaba de que «debido al fallecimiento de un aficionado taurino durante esta tarde, y como muestra de respeto y condolencia, se suspende el resto de festejos programados durante esta noche. El Ayuntamiento y toda la afición taurina de Onda trasladan las más sinceras condolencias a la familia y amigos».

Jornada accidentada

Y es que los toros de Cuadri no se lo pusieron fácil a las decenas de voluntarios encargados de que todo salga bien en las citas taurinas ni tampoco a los aficionados. De hecho, protagonizaron un accidentado y largo encierro, que ya arrancó 10 minutos más tarde de lo previsto porque los astados se empecinaron en combatir entre ellos, haciendo caso omiso a la presencia de los cabestros de la ganadería de castellonense de Germán Vidal.

Algunos 'rodaors' mostraron su descaro en Onda ante las embestidas de los toros de Cuadri tras el encierro del mediodía. JORDI JUÁREZ

Un total de 16 minutos y 58 segundos duró una carrera en la que los Cuadri no dejaron de detenerse para seguir batallando entre ellos y embistiendo a quienes se encontraban en la vila, de manera que recorrieron el trazado separados. El primero de los animales finalizó su trayecto nueve minutos después de salir.

El recorrido presentaba un lleno absoluto, entre vecinos asomándose en las ventanas y balcones o subidos en los cadafals y cientos de aficionados llegados de toda España, que no pudieron disfrutar de un encierro que era la gran apuesta del Ayuntamiento al dotarlo con astados de una de los más prestigiosos hierros.

Otra cogida

Y fue una carrera tan accidentada que, incluso, el último de los toros en entrar a la arena del Raval corneó a otro hombre, este de 60 años, cuando se refugiaba entre los barrotes de un cadafal. En este caso, según confirmaron fuentes municipales, únicamente requirió las curas y suturas que se le practicaron en la enfermería y no requirió traslado a un centro hospitalario.

Se trata de Jokin Zuasti, de 60 años de edad, uno de los corredores pamplonicas más experimentados que, incluso, publicó un libro en el que repasaba su medio siglo de participación en los encierros de la capital Navarra.

Desde la organización aprovecharon para «pedir disculpas a los aficionados, por lo que se han encontrado esta vez en Onda, especialmente a los que han venido de otras zonas de España. Ha sido un día extraño y el encierro no salió como hubiésemos querido».

Por su parte, en declaraciones a Medi TV inmediatamente después del encierro -y horas antes de que se produjera la cogida mortal del hombre de la Vall-, la concejala de Fiestas, María Prades, insistió en que los de Cuadri «no son toros fáciles». Y añadió: «Al final, estamos hablando de animales, que no se pueden controlar del mismo modo que otras cosas; y pese a todo estamos satisfechos con el hierro, porque se trata de ejemplares que son espectaculares».

El mundo taurino que se concentró de manera multitudinaria en Onda para seguir el devenir de la última jornada de bous de la Fira mostraba ayer su consternación por lo ocurrido. Además, no se pudo disfrutar de los dos astados de Cuadri previstos para la noche, al decretar el consistorio la suspensión de la cita.

Asimismo, cabe destacar que ayer se registraron otros dos heridos de gravedad en la Comunitat Valenciana, en este caso durante las exhibiciones taurinas que se realizaron en la Pobla de Farnals.

Por lo que respecta al día de hoy, Onda despide unas celebraciones que han sido multitudinarias en la práctica totalidad de actos programados, con una misa matinal en honor a San Roque, en la iglesia de la Asunción; un desfile de carrozas por la tarde; y, por la noche, el concierto de Seguridad Social y la Onda Big Band. 

Grupo de pastores

La alcaldesa de Onda, Carmina Ballester, posa junto a los integrantes del grupo de pastores de la Fira. MEDITERRÁNEO

Una representación del Ayuntamiento de Onda, encabezada por la alcaldesa, Carmina Ballester, acompañó al grupo de pastores que se encarga de velar por el correcto desarrollo de los festejos taurinos y que en la jornada de ayer tuvieron un papel destacado durante el encierro para evitar que los astados se descontrolaran y supusieran mayor riesgo del que ya entrañan para el numeroso público, y corredores, que se dieron cita ayer demostrando las ganas que había por recuperar estos actos.

Compartir el artículo

stats