Este lunes, 14 de febrero, se celebra el Día Europeo de la Salud Sexual, coincidiendo con San Valentín, el Día de los Enamorados. La salud sexual afecta al bienestar físico, mental y social y, pese a su importancia, la sexualidad continúa sigue siendo un tabú para la mayoría de las personas.

Con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, en Buscando Respuestas preguntamos al Dr. Manuel Alonso, urólogo y experto de la Unidad de Andrología y Cirugía Reconstructiva de ROC Clinic, sobre los mitos más extendidos sobre la sexualidad masculina.

Te puede interesar: Enfermedades de Transmisión Sexual: Síntomas más comunes, tratamiento y prevención

Consejos para mejorar y cuidar la salud sexual

El primer consejo para los pacientes de más de 50 años es es que se realicen revisiones periódicas y que presten atención a sus síntomas urinarios y sexuales. En cuanto a los pacientes jóvenes, resalta el Dr. Alonso, lo más preocupante son las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

"Llevan años aumentando las consultas por ETS, sobre todo, Virus del Papiloma Humano (VPH), pero nos sorprende la aparición de casos de gonorrea y sífilis", explica. "Esto se debe a que muchas personas mantienen relaciones sexuales sin protección".

La principal causa del incremento de casos de este tipo de Enfermedades de Transmisión Sexual se debe a la "confianza al pensar que están erradicadas" y porque su tratamiento es sencillo "y en muchos casos solo basta una dosis de antibiótico".

"El problema es que estas enfermedades tienen un periodo de ventana y son muy contagiosas".

El perfil de personas con ETS es un chico con una edad comprendida entre 20 y 30 años, y sin pareja estable.

Disfunción eréctil: la mente juega un papel fundamental

En España, según un estudio de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva, un 20% de los hombres entre 25 y 70 años de nuestro país sufre disfunción eréctil.

Una patología que se produce cuando hay dificultades para lograr o mantener la erección y que forma parte natural del envejecimiento.

"Casi el 100% de los varones de 80 o más años tienen disfunción eréctil (en mayor o menor grado), porque depende de las arterias cavernosas. A lo largo de la vida estas arterias se van deteriorando", señala el doctor a Buscando Respuestas.

Por comunidades autónomas, a la cabeza con mayor índice de casos de disfunción eréctil se encuentra Cataluña, País Vasco y las Islas Baleares. En contraposición, Extremadura. El dato más preocupante es que tan solo un 23% está diagnosticado.

A partir de los 40 años, la disfunción eréctil se situaría en un 20%, que se eleva al 70% a partir de los 60 años. Por eso, el doctor recomienda acudir a un especialista ante el menor síntoma "porque se pueden prevenir y tratar".

El primer tratamiento es el diagnóstico precoz, aunque no siempre está relacionado con otras enfermedades cardiovasculares. "Para que funcione el pene y la erección no se puede estar estresado", cuenta el urólogo.

"Al no conseguir buenas erecciones, muchos pacientes piensan que no la van a volver a logar y se convierte en un círculo vicioso".

Si el problema de la disfunción eréctil es orgánico, la primera línea de tratamiento es modificar los hábitos de vida, que juegan un papel fundamental en la sexualidad, no solo en la masculina, también en la femenina.

"Casi siempre suelen ser personas fumadoras, hipertensas, diabéticas… Y sufren disfunción eréctil de forma precoz, con 40 o 50 años".

¿Qué podemos hacer si tenemos problemas de erección?

Después de acudir al urólogo, será el especialista, tras el examen médico, quien indique al paciente los pasos a seguir. Si se han modificado los hábitos, pero no se ha conseguido unas erecciones satisfactorias, hay que recurrir a los fármacos.

Se utilizan los inhibidores de fosfodiesterasa-5, que son medicamentos tipo viagra y en el mercado nos encontramos cuatro. "La función es dilatar las arterias para que llegue más sangre al pene, así se puede mejor la erección y, sobre todo, mantenerla durante mayor tiempo".

Eyaculación precoz, ¿se puede curar?

La eyaculación precoz ocurre cuando se eyacula antes de lo deseado. Es uno de los problemas sexuales más frecuentes, ya que, de acuerdo a diversos estudios, afecta a uno de cada tres personas.

El tiempo promedio de eyaculación se sitúa entre 3 y 6 minutos. Se considera, por tanto, eyaculación precoz si está por debajo del minuto y medio.

Al igual que con la disfunción eréctil, la eyaculación también está influenciada por el estrés. Se puede dividir en dos tipos:

- Primaria. El paciente la tiene de siempre, desde sus primeras relaciones sexuales.

- Secundaria. Aparece en algún momento de la vida y suele tener componentes como la ansiedad o el cambio de pareja,

El único tratamiento para la eyaculación precoz es la paroxetina, un fármaco contra la depresión.

"La serotonina es una hormona que está relacionada con los circuitos de eyaculación, y al ser antidepresivo, tiene un efecto positivo en los pacientes aumentando el tiempo de eyaculación".

Otra opción son los anestésicos tópicos o el uso de preservativos retardantes (que, o bien son más gruesos para reducir la sensibilidad, o tienen componentes de anestésico local).

Sin embargo, recalca el Dr. Alonso, hay técnicas que se pueden realizar en casa. Son las maniobras de suelo pélvico. Aunque, también recomienda, recurrir a un psicólogo (solo o en pareja) para tratar la eyaculación precoz. "Hay que ir probando varias terapias, psicosexual, sensibilidad local y el tema hormonal como antidepresivos".

El pene, ¿se puede romper?

No, no es un mito, zanja el especialista. "Los penes se rompen". "Si está realizando el acto sexual y suena un chasquido (acompañado por una bajada de la erección), es síntoma de rotura".

Ante estos casos, hay que acudir inmediatamente a urgencias. "El pene se empieza a hinchar, se pone morado, porque si no se recibe asistencia médica podría afectar a la disfunción eréctil sin tratamiento posible".

¿Se puede aumentar el tamaño del pene?

Sí, se puede operar, aunque, aclara, “los resultados no son buenos”. "Hay algunas cirugías que pueden conseguir alargar el pene apenas dos o tres centímetros". Por eso, se puede recurrir a la eliminación de grasa en el pubis, lo que da una sensación visual de mayor tamaño.

Un pene erecto por debajo de 7 centímetros es considerado como pequeño. La media en España se encuentra entre 13,5 o 14 centímetros.

"Por encima de 7 centímetros solo hay un 3% de pacientes y por encima de 18,5, otro 3%".

Por otro lado, el cáncer de pene es una patología poco frecuente, con una causa desconocida, y que, según el doctor, está influenciada por la mala higiene íntima. "Normalmente, suelen ser pacientes mayores que tienen dificultades para llevar a cabo una buena higiene de la zona".

Las personas jóvenes, en cambio, suelen detectar de forma temprana esas lesiones que aparecen en el pene, ya que pueden ser Enfermedades de Transmisión Sexual.

"Nunca aparece de repente, de un día para otro”, explica.

“Cuanta menos higiene, más probabilidades de cáncer de pene. Cuantas más ETS, más probabilidades".

En cuanto al cáncer de testículo, es recomendable la exploración en la ducha, en todas las edades. "Muchas veces es un quiste, pero no hay que esperar a que el testículo este duro y grande para acudir al médico".

Los síntomas, por tanto, son dolor, inflamación o nódulos en los testículos. Una imagen y una biopsia son suficientes para saber si se trata de un cáncer de testículo u otra patología.