Internet y las redes sociales han cambiado en los últimos años nuestra manera interactuar en todos los ámbitos de la vida. La hostelería no es una excepción y hoy en día la vía más rápida y fácil para recabar información sobre cualquier restaurante al que queramos acudir es echar mano del móvil, la tablet o el ordenador personal y darse una vuelta por algunos de los portales gastronómicos más famosos, como Tripadvisor o The Fork.

Pero una de las primeras opciones que nos llega a la pantalla a la hora de teclear el nombre de cualquier negocio de hostelería es Google, que siempre suele acompañar con reseñas la información del restaurante. En ellas, los clientes aportan sus comentarios sobre sus experiencias en el local, así como los propietarios pueden interactuar con ellos, bien para agradecer los comentarios positivos como para dar explicaciones ante críticas negativas.

Y algunas de estas conversaciones entre clientes, satisfechos o no, y restauradores llegan a hacerse virales, ya sea por lo original de los comentarios como por la repercusión que los mismos hayan tenido en la audiencia.

Una de esas conversaciones cliente-hostelero que han traspasado fronteras ha llegado en los últimos días desde Benicàssim, a raíz de la queja de una clienta del restaurante Rebost de Roures, N. M. P., en la que exponía que no le dieron de cenar a pesar de haber mesas disponibles. Aquí está su reseña en Google.

Reseña en Google del Rebost de Roures

"Éramos 2 y no nos han querido atender diciendo que las mesas vacías estaban reservadas, lo que era poco posible puesto que cerraban cocina en 15 minutos", es la queja de la despechada clienta.

Sin embargo, lejos de recibir el beneplácito de los lectores o las disculpas del propietario del restaurante, lo que esta mujer se encontró fue una argumentada respuesta del hostelero, que ha recibido el aplauso unánime de los usuarios de Google por la defensa a ultranza de sus trabajadores.

Reseña en Google del Rebost de Roures

"Buenas tardes, efectivamente, llegaron a falta de diez minutos de cerrar la cocina y sin haber reservado ninguna mesa un lunes 22 de agosto, razón por la cual se les dijo que no se les podía atender. La razón de este comportamiento por mi parte es que los trabajadores tienen un horario (y una vida) con el que cumplir y que ustedes lleguen sin reserva a falta de diez minutos de cerrar cocina, no es razón para que se alargue su jornada de trabajo. Comprendo que tradicionalmente los locales de hostelería explotaban a sus trabajadores para cumplir con los deseos de cualquier persona que pasase por su local, pero nosotros creemos que se debe respetar el horario de los trabajadores. Si desean venir en otra ocasión, les recomiendo que llamen para reservar y así evitamos situaciones desagradables como la que han sufrido. Mi más sincera disculpa por el malentendido y ojalá puedan venir a comer pronto", fue la respuesta del propietario del Rebost de Roures de Benicàssim, que desató un buen número de reseñas positivas para su local.

Reseñas del Rebost de Roures

Reseñas del Rebost de Roures

Twitter ha sido otro de los puntos en las redes sociales donde la respuesta del hostelero de Castellón ha tenido un mayor impacto, con tuits en los que felicitan al restaurante por su manera de actuar y por tener en cuenta el bienestar de sus trabajadores, pero también con otros tuiteros que defienden la crítica de la clienta. Aquí van algunas muestras: